Busco asesoría fiscal, contable, legal para mi negocio

Necesito cambiar mi actual servicio de asesoría fiscal y contable por uno que se adapte a mis necesidades, y lo necesito con cierta urgencia. Cuando comencé mi andadura freelance, elegí una asesoría online que se ajustaba a:

  • Mis necesidades en aquel momento
  • El presupuesto disponible

A lo largo de los primeros años, estaba muy contenta con mi asesora; sin embargo, durante los últimos dos años el precio ha subido y, al mismo tiempo, se han reducido o eliminado servicios que antes sí se incluían. En la actualidad, mi gestoría ya no se adapta a lo que necesito y espero de ella, de ahí que ahora busco una asesoría fiscal, legal y contable que responda a mi forma de trabajar y a las exigencias de mi negocio.

Llevo varios meses buscando y me ha sorprendido descubrir que no es fácil encontrar. Pero también he descubierto que existen comparativas de servicios de asesoría fiscal, entre las cuáles me he decantado por asesoria-fiscal.org, que permiten encontrar aquella que mejor responde a las necesidades de empresas y emprendedores en su provincia.

¿Qué espero de una asesoría fiscal?

Mi búsqueda la baso en tres pilares:

  • Llevo ya casi diez años trabajando por mi cuenta desde casa
  • Conozco bien mi sector y mi negocio, con sus puntos fuertes y sus debilidades
  • Llevo también diez años confiando en una asesoría contable, laboral y fiscal cuyo funcionamiento me gustaba al principio, pero ahora ya no tanto.

Así que tengo claro que buscar y qué esperar, y sobre todo, porque una comparativa puede ayudarme a acertar al elegir. Estos son los diez aspectos que tengo en cuenta mientras busco la asesoría que mejor se ajusta a esta nueva etapa de mi empresa:

  1. Me gusta revisar toda la documentación y conocer el estado de mis cuentas y de mi negocio
  2. Soy una persona muy puntual, también en lo que a mi negocio respecta. Mi asesor también debe serlo.
  3. No tengo tiempo para picar datos
  4. Soy previsora, y no me siendo cómoda haciendo trámites «en el último momento»
  5. No me gusta tener que enviar recordatorios sobre tareas o plazos.
  6. Trabajo tanto con empresas nacionales como internacionales, así que me interesa una empresa que ofrezca también servicios internacionales.
  7. Me gusta el trato profesional, pero también con la confianza para obtener consejos que pueden ayudar o beneficiar a mi negocio.
  8. Estoy interesada en un asesoramiento online; aunque también me gustaría tener una oficina cerca.
  9. Tengo un presupuesto medio para mi zona, aunque no me importa pagar más si el servicio merece la pena.
  10. Me tiene que inspirar confianza

¡No son pocos! De hecho, la empresa perfecta tiene que cumplirlos todos y, si bien es cierto que aun no encuentro la más adecuada, las comparatvas me ayudan a identificar aquellas que más se acercan a mi lista, aportando no solo nombres, sino también información con «lo mejor» y «lo peor» de cada una de las que están en mi provincia, y descripciones de los servicios que ofrecen.

Cuando hace diez años comencé mi actividad como freelance desde casa, sabía bastante sobre mi profesión, pero poco o nada sobre tener un negocio; creo que tuve suerte con la asesoría que elegí (o quizás mis exigencias eran menores) y no hubiera decidido un cambio si las condiciones no hubieran cambiado para reducir servicios y aumentar el precio.

Ahora sé aun más sobre mi profesión, pero también sobre todo lo que conlleva tener un negocio por cuenta propia. Sé que no puedo aspirar a que mi asesor considere mi empresa como una prioridad, pero sí que respete mi tiempo y mi esfuerzo, y que me dé una respuesta profesional y eficaz en todo lo que compete a tu actividad laboral.

Deja un comentario