frases que todo freelance odia escuchar