Y si quieres saber de qué trabajo en casa…

Soy traductora o, como muchos de mis clientes dicen, traduttrice, ya que realizo traducciones de italiano a español, y viceversa y, casi siempre, trabajo desde casa, aunque algunas veces me desplazo para realizar trabajos como intérprete.

Me desenvuelvo bien entre contratos, seguros, nóminas, estatutos de empresa, certificados, licencias, y este tipo de documentación, que es con la que más trabajo; aunque tampoco es raro encontrar declaraciones y denuncias; y algún que otro manual, según el producto y la terminología, claro.

Y bueno, si empecé a trabajar en casa como traductora fue porque me ofrecieron la posibilidad de traducir en contenido de un blog, eso despertó mi interés por el SEO en general, y por la traducción SEO en particular. Ahora traduzco tanto páginas web, como post y otros contenidos digitales.

¿Y cómo llegué a convertirme en traductora freelance en casa?

Como Licenciada en Filología Italiana, me muevo bien en los entornos internacionales. Al terminar la Universidad estuve dando clases de italiano y español para extranjeros, por aquí (en España) y por allá (en Italia). Al tiempo que iba formándome para convertirme en traductora, que era lo que siempre había querido.

Pronto, mis esfuerzos académicos empezaron a ver resultados y comenzaron a llegarme propuestas para traducir documentos de italiano a español. Se trataba de documentación para particulares, hasta que empecé a trabajar en escuelas de idiomas y traducciones.

De ahí, el siguiente paso, fue una oferta para traducir contenido digital de italiano a español, con adaptación SEO. El resto es historia… de la que se puede leer la mayor parte en SOBREVIVIR A TRABAJAR EN CASA.