Relatos de terror freelance: la factura no cobrada

Fantamas, brujas y vampiros dan miedo, pero dentro del mundo freelance los entes que nos acechan y se parecen sacados de nuestras peores pesadillas son otros:

  • Aviso de notificación de la Agencia Tributaria
  • Notificación de la Tesorería de la Seguridad Social
  • Clientes que cambia completamente el proyecto cuando el trabajo ya está bastante avanzado
  • Meses en los que se paga más que se gana
  • Y, por supuesto, la factura no cobrada

¿Existe algún freelance que no tenga al fantasma alguna factura no cobrada rondando por su espacio de trabajo ? En mi oficina en casa hay tres pobres almas de proyectos que quedaron atrapados en facturas que nunca fueron libradas.

Las tres facturas no cobradas

Factura de la plataforma

Llevava varios meses trabajando con una plataforma y todo iba bien, de hecho, iba tan bien que vieron buena la idea de expandierse a nuevos mercados, así que empezaron a colaborar con nuevos freelancers.

Sin embargo, la expansión no debió resultar tan exitosa como habían proyectado porque los pagos empezaron a retrasarse, la organización comenzó a ser caótica y, finalmentel de la noche a la mañana todo dejó de funcionar.

El último proyecto que desarrollé para ellos quedó atrapado en una factura no cobrada de unos 200€ que nunca fue librada, por más que reclamé a la persona de contacto. Esta fue la primera vez que me enfrenté a una factura no librada.

Factura de la tienda online

Trabajo directamente con la mayoría de mis clientes, pero también tengo y he tenido proyectos gracias a agencias. Una de estas agencias realizaba varias tareas para una tienda online y, una de estas tareas me ha habían adjudicado a mí.

De repente y, nunca supe muy bien el porqué, la tienda y la agencia dejaron de colaborar; sin embargo, la administradora de la tienda solicitó si sería posible seguir trabajando conmigo tal y como habíamos hecho hasta entonces. La agencia aceptó esa condición (algo bastante raro, por cierto).

Durante algunos meses todo fue bien, y el volumen de trabajo, el normal, pero un mes, me envío muy poco material y, al terminar el mes, cuando envié la factura, no recibí ningún tipo de respuesta.

Por más que reclamé los 40€ de aquel último proyecto, nunca volví a saber nada de aquella tienda que, por cierto, aun siguen funcionando varios años después.

Factura de la tienda de ropa

Si el pago por adelantado a clientes nuevos me parece tan buena opción es gracias a esta factura no cobrada.

Gracias a mis campañas de captación de nuevos clientes, habían conseguido una colaboración con una importante tienda de ropa, me había enviado bastante material para comenzar a trabajar.

Como yo ya tenía algo de experiencia en el mundo freelance, después de hacer una pequeña parte, la envié a modo de “muestra al cliente” para que valorara el trabajo y por si había que cambiar, modificar, buscar otro enfoque… El cliente lo dio por bueno y me animó a que continuara con el resto del proyecto.

Sin embargo, como ya he dicho, yo ya tenía algo de experiencia y, antes de seguir, emití una factura por el trabajo ya hecho, una factura que nunca fue cobrada. Por supuesto, no continué con el proyecto.

Curiosamente, más o menos un año después de aquello, la misma empresa me escribió para saber mi disponibilidad para iniciar una colaboración. Aproveché para recordarles que había una factura pendiente de pago… Nunca más volví a saber de ellos.

¿Y qué hacer en caso de tener facturas no cobradas?

Después de muchos recordatorios y solicitudes, después de muchas promesas de “a finales de semana” y, en definitiva, después de muchas horas perdidas, al final decidí cancelarlas.

Entre las tres no llegaban a 300€, así que valorando los recursos de los que disponen los autónomos para solicitar el pago de facturas, el tiempo perdido en reclamaciones y el tiempo que tendría que perder si seguía reclamando y las posibilidades reales de ver alguna vez mi dinero, al final decidí cancelarlas y olvidarme de ellas.

Aunque a veces aun siento que los espíritus tres de estos tres proyectos no cobrados aún rondan por mi oficina.

Y tú: ¿Tienes facturas no cobradas? ¿Cuanto has tenido que esperar por cobrar una factura? ¿Tienes algún truco efectivo para reclamar una factura no cobrada y que te la paguen rápido? ¿Has utilizado los recursos disponibles para que los autónomos cobren facturas vencidas? Cuéntamelo en comentarios.