Sobrevivir a trabajar en casa 2019

Sobrevivir a Trabajar en Casa 2019

2019 termina. Ha sido un año con muchas sorpresas, muchos descubrimientos y muchos cambios. Que también han afectado al blog, como ya se puede ver, y como se podrá seguir comprobando a lo largo del año que estrenaremos dentro de unos días.

Pero antes de hablar del futuro, hay que hablar del pasado y del presente; así que, como ya es habitual en el blog, este es el post resumen de Sobrevivir a Trabajar en Casa 2019.

Al comenzar 2019, SOBREVIVIR A TRABAJAR EN CASA era un blog que funcionaba bien; sin embargo, el cambio de año y los cambios que se habían producido durante los meses anteriores habían hecho algo de mella en el número de publicaciones, de visitas y de visitantes.

Siguiendo con el esquema de Sobrevivir a trabajar en casa 2018, lo primero es comprobar si he cumpliso con dos objetivos ya propuestos en años anteriores:

  1. Redactar un post resumen al finalizar cada año
  2. Continuar con el blog durante muchísimo más tiempo

Un año más, María Rivero se lleva una palmadita en la espalda por haber cumplido con esta parte.

Hecho esto, vamos con lo importante: poner en claro cómo ha ido el blog en los últimos 12 meses, y me temo que las palmaditas en la espalda y las felicitaciones acaban de terminar para la redactora…

Sobrevivir a trabajar en casa 2019 en datos

Estadísticas, datos y posicionamiento

¡Nefastos! Este es el adjetivo que mejor describe la evolución de las estadísticas durante el último año. Ya durante la segunda mitad de 2018, los datos caían, y en la primera mitad de 2019, esta tendencia se ha mantenido, siendo incluso más evidente durante el tercer trimestre del año que, al ser verano, siempre es la peor época en cuanto a número de visitas.

Entre unas cosas y otras, el blog ha estado casi completamente abandonado hasta el mes de septiembre, cuando empecé a publicar con cierta asiduidad y, a partir de octubre, con dos o otres publicaciones semanales. Los datos se han mantenido bajos y no se podido ver repunte hasta que las publicaciones han vuelto a ser periódicas. La primera mitad de diciembre ha sido una gran sorpresa, con varios días consecutivos de más de 100 visitas, e incluso jornadas en las que se han superado las 300 visitas; sin embargo, poco han podido hacer para superar el bajón de los primeros meses.

Los motores de búsqueda, con Google a la cabeza, siguen siendo la principal referencia para nuevos visitantes, aunque las redes sociales, especialmente Twitter, también traen tráfico al blog. 

Que “trabajar en casa”, “trabajo en casa” o “freelance” sean términos de búsqueda del blog es ya un objetivo cumplido, a las que además se suman con fuerza “errores de trabajar en casa”, “timos del trabajo en casa” o “Trabajar desde casa sin timos”. Como siempre, las palabras clave me ayudan a saber qué interesa y preocupa a los lectores y visitantes.

Sobrevivir a trabajar en casa en las redes sociales

Las redes sociales, en su conjunto, son la principal forma de atracción de tráfico al blog. Este año, se han visto arrastradas por el abandono de los primeros nueve meses del año, aunque algunas han salido más perjudicadas que otras.

A pesar de haberlo tenido desatendido, Twitter es la principal red social del blog, y siguen creciendo. En 2019 suma 200 nuevos seguidores más.

Facebook vuelve a darme quebraderos de cabeza. Casi a diario me llegan preguntas sobre el tipo de trabajo que ofrezco, sobre qué trabajo es o similares, lo que me hace sospechar que buena parte de la comunidad no tiene ni idea de qué va el blog ni lo ha visitado nunca. Me planteo seriamente cerrar la página.

Instagram es una red social que me gusta mucho y en la que me sentía muy cómoda, pero necesito dedicarle un tiempo del que ahora misml no dispongo. Con el cambio de año, y un cambio de móvil, ni siquiera instalé la aplicación, y ahora, después de casi un año, cuando por fin lo he hecho, me encuentro que ha cambiado tanto que necesito “aprender” a usar cómo funcionan todas las novedades. El número de seguidores ha descendido un 20%. 

Desde hace poco más de un mes, también hay un canal de Youtube dedicado a Sobrevivir a Trabajar en Casa, es un proyecto que no gestiono directamente, pero que espero que vaya tomando forma a lo largo de 2020.

Colaboraciones

Las colaboraciones no han sido una de las prioridades en el blog durante 2019, de hecho, han estado paradas porque considero que requieren de un tiempo del que no disponía, así que preferí no invitar a nadie a colaborar hasta que pudiera volver al blog al 100% y los datos comenzaran a ser mejores.

A partir de octubre, he empezado a buscar colaboraciones y, en la actualidad, estoy buscando activamente a blogueros o profesionales que quieran escribir sobre su punto de vista de todo lo que tiene que ver sobre el trabajo desde casa y el mundo freelance. Cualquier colaboración que cumpla con estos requisitos será bienvenida.

Concursos y premios

No ha habido tiempo para el blog durante buena parte del año, así que mucho menos lo ha habido para presentarlo a concursos.

¿Algún título para la estantería de los premios?

No.

Los otros números de SOBREVIVIR A TRABAJAR EN CASA

En lo económico

Ha sido un año interesante. El blog despierta el interés de empresas y patrocinadores, que escriben a través del formulario de contacto para proponerme colaboraciones de distinta índole.

Aunque el balance es agridulce, porque aunque he recibido varias propuestas de publicidad, no he podido aceptar ni gestionar de forma eficaz todas la que he recibido, así que he perdido muchas oportunidades de colaborar. La mayoría de estas oportunidades llegaron durante la primera mitad del año. Espero que, una vez que vuelva a la rutina, lleguen nuevas oportunidades.

En lo profesional

Ha sido un año de sorpresas. Sobrevivir a Trabajar en Casa nunca ha sido un blog sobre mi trabajo, sino sobre mi forma de trabajar, así que nunca me he planteado que pudieran llegarme propuestas de trabajo a través de él. Sin embargo, la sorpresa ha sido recibir, a lo largo de este último año, varias propuestas de trabajo.

Aunque he de reconcer que:

  • No he podido responder a todas las ofertas de trabajo que me han propuesto, y me hubiera gustado conocer a más profesionales a los que recomendar para estas ofertas.
  • Algunas de las propuestas de trabajo que me han llegado no se ajustaban a mi perfil.

Estas son dos de los principales motivos a los responde el cambio en la página de portada del blog, en donde ahora se puede leer qué puedo hacer, y qué no (sé que es un tems que ha despertado bastante curiosidad).

En lo personal

Ha sido un año difícil. Lo de conciliar trabajo y maternidad no es nada fácil. Mi baja por maternidad a media jornada terminó en marzo, momento en el que, tendría que haber vuelto a trabajar a jornada completa, al menos, si quería volver a ser la profesional que era antes, pero… ¡ni de lejos!

Se podría decir que he mantenido una rutina de media jornada en las horas que iba encontrando libres. Mis clientes también han notado el descenso de la productividad:Algunos me envían menos proyectos que antes y otros me han propuesto que busque a profesionales que puedan realizar el trabajo que yo no puedo y que yo supervise después, o sea, un trabajo de intermediación o supervisión (y ese es otro de los motivos de los cambios que se pueden ver en Sobrevivir a Trabajar en Casa).

En lo social

Ha sido un año abrumador. Nunca como en 2019 el buzón de “Cuéntame algo tú” había recibido tantas visitas. Y no solo de propuestas de post patrocinados y ofertas de empleo, también de muchísimas personas solicitando consejo, ayuda u orientación para iniciar una actividad desde casa o para saber por qué su actividad no tiene éxito o no funciona.

La verdad es que en ocasiones me he sentido agobiada y en otras frustada, me gusta ayudar compartiendo mi experiencia o enviando enlaces a mis post, pero cualquier actividad que lleve tiempo, análisis y esfuerzo merece ser retribuida. La gota que colmó el vaso de mi paciencia (y tengo muchísima) fue:

Me llamo X. Quiero montar un negocio de comidas caseras. ¿Cómo lo hago?

Sin “por favor” ni “gracias”, vamos, que por no tener no tenía ni un “Hola” de cortería.

Y eso explica otro de los cambios que se pueden ver en el blog.

Propósitos de Sobrevivir a Trabajar en Casa en 2019

A partir de lo indicado en Sobrevivir a Trabajar en Casa en 2019, los objetivos para Sobrevivir a Trabajar en Casa 2020 son:

  1. Publicar con regularidad
  2. Editar entradas antiguas, completándolas y actualizándolas.
  3. Colaborar y buscar colaboraciones y otras formas de promocionar el blog.
  4. Aumentar el uso de “trabajar desde casa” en los post y reducir el de “freelance”, ya que he detectado que utilizaba demasiado el segundo, y creo que eso perjudica a uno de los objetivos del blog.
  5. Controlar los puntos débiles detectados en 2019:
    1.  Analizar el problema de Facebook y determinar si vale la pena seguir con la página
  6. Seguir ayudando freelancers, autónomos y a quienes quieren trabajar desde casa o a quienes ya lo hacen.
    1. Mediante asesoramiento personalizado
    2. Mediante talleres o formación online
    3. Mediante productos digitales para ayudar y orientar a crear un negocio desde cass con éxito.
  7. Comenzar a enviar una newsletter al mes con información de utilidad de Sobrevivir a Trabajar en Casa y otros medios.

Suscríbete a la Newsletter “La pausa del café” y recibirás completamente gratis una lista de 50 portales de empleo freelance.

Se está procesando…
¡Bien! Ya estás en la lista.
  1. Conseguir propuestas de publicidad que, además de beneficio económico, aporten valor a freelancers y autónomos, o sean útiles para trabajar en casa.
  2. Conseguir ofrecer una propuesta real para encontrar trabajo real y desde casa mediante Búscame Trabajo

En definitiva, seguir escribiendo en el blog sobre todo lo que hay detrás de trabajar desde casa. 

A todos los que han tenido la paciencia de leer de este larguísimo post de objetivos cumplidos Y no cumplidos y propósitos para el nuevo año: espero que nos veamos en 2020 y que me podáis ser testigos que los que se van cumpliendo.