Salir a picar puerta, clave para trabajar en casa

salir a picar puerta

Hace algún tiempo, asistí a un curso para mujeres emprendedoras que se celebraba en la ciudad en la que vivo, pero también en otras localidades de España. Algunas de las asistentes eran emprendedoras, acaban de comenzar un proyecto por cuenta propia; otras tenía una idea en mente y estaban ya ultimando los detalles para convertirlo en un negocio rentanble.

Yo era la única veterana con un negocio ya en marcha y varios años de experiencia por cuenta propia.

Como yo era lá unica con experiencia, como parte del curso, expuse mi experiencia, los pasos que había dado y los errores que había cometido. Vamos, más o menos, lo que hago en el blog, pero hablando. A pesar de no ser novata, la experiencia me ayudó mucho y me sirvió para:

  • Reencontrarme con miedos típicos del emprendedor
  • Recordar cómo los fui superando (unas veces con más éxito que otras);
  • Sentir que mi experiencia era un valor para la clase
  • Reflexionar y analizar mi trayectoria como profesional desde casa

Uno de los aspectos que más preocupa a un freelance novato es “cómo captar clientes”; o sea:

  • Cómo darse a conocer o cómo dar a conocer los productos
  • Cómo fidelizar clientes
  • Cómo conseguir ventas

En mesa redonda, algunas expusieron sus estrategias, las que ya usaba, o las que pensaba emplear; otras, como yo, escuchábamos.

Algunas ideas para captar y fidelizar clientes eran muy interesantes, otras quizás había que revisarlas un poco… Sin embargo, la profesora me invitó directamente a exponer cómo había conseguido yo mantener un negocio por mi cuenta y trabajar desde casa durante tantos años.

Me dio mucha vergüenza, y no solo por hablar en público, sino porque considero que mi estrategia es bastante básica, más si se comparaba con las originales ideas para captar clientes que se acaban de exponer. Así que, lo dige claro:

Mi estrategia no es revolucionaria, simplemente he tenido algo de suerte y algo de iniciativa:

  1. Tenía algunos contactos y clientes potenciales de mi etapa anterior
  2. Envié mi perfil a agencias y plataformas que colaboran con profesionales externos
  3. Contacté directamente con clientes potenciales

La profesora escuchó mi breve exposición. Y luego resumió:

O sea, que también has tenido que salir a picar puerta”para tener clientes”.

A lo que siguió una exposición sobre lo importante de tener una estrategia completa y lo positivo de pensar a lo grande, pero sin olvidar que, al principio, también hay que hablar directamente a cada cliente que, en lugar de confiar en un negocio estable y con experiencia, lo hace en alguien que está empezando.

Qué quiere decir salir a picar puerta al trabajar desde casa

Aquello me hizo pensar mucho.

Nunca me he considerado una persona con dotes comerciales, más bien lo contrario; sin embargo, es cierto que mi estabilidad laboral comenzó en el mismo momento en el que empecé a tener clientes propios, o sea, los que llegaron a base de “picar puerta”. Sí, es cierto que se trataba de puertas virtuales, pero en el fondo se trataba de dirigirme directamente a ellos y de llamar su atención para que confiaran en mí, y no en otro profesional ni en agencias de servicios.

Mi estrategia no es revolucionaria,  vamos, que tengo claro que no me van a conceder ningún premio a la innovación en el ambito comercial. Sin embargo, es efectiva:

  1. Cuando detecté la necesidad de ampliar mi red de clientes para crecer, mi pensamiento fue: Hay que salir a buscar clientes.
  2. Así que, simplemente, una tarde me puse a navegar por la web en busca de direcciones de correo, de contactos, de perfiles, de empresas… Creé una base de datos con toda la información que consideré importante, no solo direcciones de correo, sino también sobre la empresa, el personal, qué sabía sobre ellos, por qué creía que podían están interesados en colaborar con un freelance como yo.
  3. Cuando tenía una lista interesante, me curré un email interesante, breve y simpático, lo justo para dar algo de información sobre mi experiencia y despertar la curiosidad de quien lo leyera.
  4. A partir de ahí, a enviar emails. Eso sí, nada de envíos masivos e impersonales. Elegí una tarde de la semana, la del jueves, para personalizar el email que tenía preparado, de forma que parecía escrito para “esa” empresa.

No tuve que esperar mucho para que los destinatarios de los emails empezaran a interesarse por mi propuesta y a solicitar información más concreta. ¡Muy pronto tuve mis propios clientes!

¿Quieres empezar a Trabajar en Casa con Éxito?

Consigue un completo kit inspirado en mi experiencia:

  • Un ebook con consejos para buscar trabajo desde casa
  • La estrategia que me ayudó a encontrar clientes
  • Una lista de las mejores plataformas y portales para encontrar trabajo freelance
  • Una lista de los mejores directorios para encontrar clientes potenciales
  • Cuatro documentos imprescindibles para el freelance que podrás personalizar.

Trabaja desde casa con éxito

El kit esencial para empezar a trabajar desde casa con éxito. Lo recibirás en un plazo máximo de 48 horas en la dirección email indicada en Paypal.

€12,00

Al hacer clic para pagar aceptas las Condiciones de Venta de Productos Sobrevivir a Trabajar en Casa

Ya había avisado de que mi estrategia para captar nuevos clientes es de lo más básica. Y a pesar de ello, o precisamente por ese motivo, ha resultado ser muy efectiva. De hecho, es un pequeño orgullo personal ver que algunos de estos clientes siguen confiando en mí.

Como ya he dicho, he reflexionado mucho sobre la importancia de salir a picar puerta, virtual, por supuesto, para conseguir clientes, y no solo he pensado en la estrategia como tal, sino también en algunos de los aspectos que más influyeron en ella.

Por ejemplo, tengo claro que mis puntos débiles eran varios, y que algunos no han desaparecido:

  • Por mi ubicación, no podía captar clientes de forma presencial (no sin hacer grandes inversiones de tiempo y dinero), así que tenía que recurrir a formas de comunicación más impersonales.
  • No se me da bien el tema comercial y las ventas (o eso creo yo)
  • No tenía del todo claro si alguien iba a confiar en una desconocida
  • Soy la persona más tímida del mundo, así que si no tener clientes me daba miedo, la idea de que algún cliente respondiera y quisiera más detalles por teléfono o entrevista online directamente me aterraba.

O sea, que no las tenía todas conmigo aunque también tengo algunos puntos fuertes, que creo que me ayudaron mucho:

  • Se me da bien escuchar y sé detectar las necesidades reales del interlocutor, aunque no las exprese directamente.
  • Me preocupo por el “problema” real que el cliente tiene. Para mí, un proyecto no es solo un trabajo que me dará dinero, el cliente acude a mí porque quiere alcanzar un nuevo objetivo y se le ha presentado una dificultad. Confía en mi profesionalidad para resolver ese problema.
  • Personalizo el servicio. Personalizar cada email es solo una pequeña muestra de mi esfuerzo por hacer que cada cliente se sienta escuchado y atendido, para mí cada cliente es único y tiene unas necesidades concretas, por ello me esfuerzo por identificarlas y por ofrecer una solución a medida.

Creo que en estos puntos fuertes está el secreto de mi éxito al captar clientes, después de  todo, no soy una freelance que dice lo que el cliente espera oír, sino que soy muy sincera y hablo desde la experiencia, aun cuando en ocasiones me arriesgue a perder un cliente casi seguro.

Aun sin saberlo, mis habilidades personales se han convertido en puntos fuertes de para mis servicios profesionales.

Cada uno tiene los suyos y, si yo, que soy tímida e insegura, he podido aprovechar los míos para salir a picar puerta y tener éxito, estoy segura de que cualquiera puede lograr tener clientes propios.

Y tú:

  • ¿Has salido a “Picar puerta” como parte de tu estrategia para captar clientes?
  • ¿Sigues confiando solo en los portales de teletrabajo para encontrar proyectos?
  • ¿Cuáles son tus fortalezas y debilidades a la hora de conseguir nuevos clientes?

Cuéntamelo en un comentario

Suscríbete a la Newsletter “La pausa del café” y recibirás completamente gratis una lista de 50 portales de empleo freelance.

Se está procesando…
¡Bien! Ya estás en la lista.