Primeros pasos para buscar trabajo como freelance desde casa

Si hay algo que con el tiempo he aprendido es que no hay cliente “para siempre”. El ideal sería tener clientes estables, siempre los mismos – buenos clientes, mejores pagadores a ser posible – y centrar los esfuerzos en desarrollar proyectos para ellos; la realidad es que hay que conseguir tener proyectos siempre.

Hay clientes que proponen un proyecto y de los que después de terminarlo nunca más se sabe; los hay que prometen relación de continuidad o largo plazo y, en realidad, no lo son; los hay que parecen pequeños proyectos puntuales y se convierten en relaciones laborales de años; los hay que no merecen la pena al freelance por muchos motivos…

Nunca se sabe cuándo ese cliente que parece tan estable, o ese de facturación “interesante” puede desaparecer o cuando necesitará cambiar de estrategia. Pero lo cierto es que, un freelance solo puede contar consigo mismo y con su capacidad para reinventarse sin dejar de buscar nuevos proyectos, y sin acomodarse en la tranquilidad de tener varias cuentas con clientes estables.

La motivación para trabajar en casa

Y sí, se habla mucho de lo bueno que es trabajar en casa, de las ventajas que ofrece y de que, hace falta tiempo, pero se puede lograr trabajar en casa, e incluso tener éxito y numerosos proyectos.

Pero menos se habla de que siempre hay temporadas en las que, de repente, la demanda de proyectos cae, por el motivo que sea. Un profesional freelance con experiencia trabajando de forma autónoma, desde casa o no, acabará entendiendo que se trata de ciclos, pero para un novato o para alguien que ya cuenta con algo de experiencia, que un buen día vea que al correo no llegan proyectos nuevos, asusta bastante.

Es ahí cuando la motivación juega un papel importante y cuando contar con objetivos profesionales que vayan más allá de tener proyectos ayudará  superar ese periodo aprovechándolo para acercarse a la meta de los objetivos.

El “colchón”

Si hay una palabra con la que definiría el trabajo en casa esa sería “irregular”. Irregulares son los proyectos, que pueden llegar de forma masiva obligando a ampliar los horarios y a renunciar a los fines de semana, o desaparecer, haciendo que sea difícil rellenar los horarios normales; irregulares los clientes, que pueden aparecer y desaparecer, ser a largo plazo o de breve término, que pueden enviar proyectos jugosos o pequeños trabajos. Irregulares los ingresos, que pueden llegar el bloque a la cuenta, o que pueden quedar como pendientes.

La tranquilidad para mantener un proyecto de trabajo en casa a largo plazo, más allá de las irregularidades está en no olvidar contar con un soporte económico para que las épocas de bonanza sirvan para soportar las de escasez, de forma que estas sean solo temporales.

Al final, el trabajo en casa es algo de lo que mucho se puede hablar, como ejemplo este post, en el que he batido mi record de palabras, y en el que he dicho muy poco si lo comparo con todo lo que he aprendido.

Está lleno de experiencias y anécdotas que hay que vivir en primera persona para entenderlas y saber como afrontarlas, porque es lo que convierte el proyecto de trabajo en casa en una realidad con la que ganarse la vida.

¿Quieres empezar a Trabajar en Casa con Éxito?

Consigue un completo kit inspirado en mi experiencia:

  • Un ebook con consejos para buscar trabajo desde casa
  • La estrategia que me ayudó a encontrar clientes
  • Una lista de las mejores plataformas y portales para encontrar trabajo freelance
  • Una lista de los mejores directorios para encontrar clientes potenciales
  • Cuatro documentos imprescindibles para el freelance que podrás personalizar.

Trabaja desde casa con éxito

El kit esencial para empezar a trabajar desde casa con éxito. Lo recibirás en un plazo máximo de 48 horas en la dirección email indicada en Paypal.

€12,00

Al hacer clic para pagar aceptas las Condiciones de Venta de Productos Sobrevivir a Trabajar en Casa