Salir a “picar puerta”, clave para trabajar en casa


Hace no mucho que he asistido a un curso para mujeres emprendedoras. Algunas de ellas eran empresarias que acaban de comenzar un proyecto por cuenta propia; otras tenía una idea en mente y estaban ya ultimando los detalles para convertirlo en una idea de negocio. Yo era la única veterana.

No considero negativo que yo contara con experiencia, sino todo lo contrario. Por un lado, el curso me sirvió para reencontrarme con miedos típicos del emprendedor, y para recordar cómo los fui superando (unas veces con más éxito que otras); por otra, mi experiencia era un valor para la clase, y a mí me ha servido de ejercicio de análisis y reflexión.

Uno de los aspectos que más preocupa a un freelance novato es “cómo captar clientes”; o sea, cómo darse a conocer o cómo dar a conocer los productos, cómo fidelizar clientes, cómo conseguir ventas o ingresos. En mesa redonda, algunas expusieron sus estrategias, las que ya usaba, o las que pensaba emplear; Otras, como yo, escuchábamos.. Salieron buenas ideas, otras quizás había que revisarlas un poco…  Sin embargo, la profesora me invitó directamente a exponer cómo había conseguido yo mantener un negocio por mi cuenta y trabajar desde casa durante cinco años y medio.

Me dio mucha vergüenza, y no solo por hablar en público, sino porque considero que mi estrategia es bastante básica en general, más si se comparaba con las originales ideas para captar clientes que se acaban de exponer. Así que, lo dige claro:

Mi estrategia no es revolucionaria, simplemente he tenido algo de suerte y algo de iniciativa:

  1. Tenía algunos contactos y clientes potenciales de mi etapa anterior
  2. Envié mi perfil a agencias y plataformas que colaboran con profesionales externos
  3. Contacté directamente con clientes potenciales

La profesora escuchó mi breve exposición. Y luego resumió: “O sea, que también has tenido que “picar puerta” para tener clientes”. A lo que siguió una exposición sobre lo importante de tener una estrategia completa y lo positivo de pensar a lo grande, pero sin olvidar que al principio también hay que hablar directamente a cada cliente que, en lugar de confiar en un negocio estable y con experiencia, lo hace en alguien que está empezando.

Cómo “picar puerta” al trabajar desde casa

salir a picar puerta trabajar en casa

Aquello me hizo pensar mucho. Nunca me he considerado una persona con dotes comerciales, más bien lo contrario; sin embargo, es cierto que mi estabilidad laboral comenzó en el mismo momento en el que empecé a tener clientes propios, o sea, los que llegaron a base de “picar puerta”. Sí es cierto que se trataba de puertas virtuales, pero en el fondo se trataba de dirigirme directamente a ellos y de llamar su atención para que confiaran en mí y no en otro profesional ni en agencias de servicios.

Mi estrategia no es revolucionaria,  vamos, que tengo claro que no me van a conceder ningún premio a la innovación en el ambito comercial. Sin embargo, es efectiva:

  1. Cuando detecté la necesidad de ampliar mi red de clientes para crecer, mi pensamiento fue: Hay que salir a buscar clientes.
  2. Así que, simplemente, una tarde me puse a navegar por la web en busca de direcciones de correo, de contactos, de perfiles, de empresas… Creé una base de datos con toda la información que consideré importante, no solo direcciones de correo, sino también sobre la empresa, el personal, qué sabía sobre ellos, por qué creía que podían están interesados en colaborar con un freelance como yo.
  3. Cuando tenía una lista interesante, me curré un email interesante, breve y simpático, lo justo para dar algo de información sobre mi experiencia y despertar la curiosidad de quien lo leyera.
  4. A partir de ahí, a enviar emails. Eso sí, nada de envíos masivos e impersonales. Elegí una tarde de la semana, la del jueves, para personalizar el email que tenía preparado, de forma que parecía escrito para “esa” empresa.

No tuve que esperar mucho para que los destinatarios de los emails empezaran a interesarse por mi propuesta y a solicitar información más concreta. ¡Muy pronto tuve mis propios clientes!

Ya había avisado de que mi estrategia para captar nuevos clientes es de lo más básica. Y a pesar de ello, o precisamente por ese motivo, ha resultado ser muy efectiva. De hecho, es un pequeño orgullo personal ver que algunos de estos clientes siguen confiando en mí.

Como ya he dicho, he reflexionado mucho sobre la importancia de salir a picar puerta, virtual por supuesto, para conseguir clientes, y no solo he pensado en la estrategia como tal, sino también en algunos de los aspectos que más influyeron en ella.

Por ejemplo, tengo claro que mis puntos débiles eran varios, y que algunos no han desaparecido:

  • Por mi ubicación, no podía captar clientes de forma presencial (no sin hacer grandes inversiones de tiempo y dinero), así que tenía que recurrir a formas de comunicación más impersonales.
  • No se me da bien el tema comercial y las ventas (o eso creo yo)
  • No tenía del todo claro si alguien iba a confiar en una desconocida
  • Soy la persona más tímida del mundo, así que si no tener clientes me daba miedo, la idea de que algún cliente respondiera y quisiera más detalles por teléfono o entrevista online directamente me aterraba.

O sea, que no las tenía todas conmigo aunque también tengo algunos puntos fuertes, que creo que me ayudaron mucho:

  • Se me da bien escuchar y sé detectar las necesidades reales del interlocutor, aunque no las exprese directamente.
  • Me preocupo por el “problema” real que el cliente tiene. Para mí, un proyecto no es solo un trabajo que me dará dinero, el cliente acude a mí porque quiere alcanzar un nuevo objetivo y se le ha presentado una dificultad. Confía en mi profesionalidad para resolver ese problema.
  • Personalizo el servicio. Personalizar cada email es solo una pequeña muestra de mi esfuerzo por hacer que cada cliente se sienta escuchado y atendido, para mí cada cliente es único y tiene unas necesidades concretas, por ello me esfuerzo por identificarlas y por ofrecer una solución a medida.

Creo que en estos puntos fuertes está el secreto de mi éxito al captar clientes, después de  todo, no soy una freelance que dice lo que el cliente espera oír, sino que soy muy sincera y hablo desde la experiencia, aun cuando en ocasiones me arriesgue a perder un cliente casi seguro.

Aun sin saberlo, mis habilidades personales se han convertido en puntos fuertes de para mis servicios profesionales. Cada uno tiene los suyos y, si yo, que soy tímida e insegura, he podido aprovechar los míos para salir a picar puerta y tener éxito, estoy segura de que cualquiera puede lograr tener clientes propios.

11 comentarios en “Salir a “picar puerta”, clave para trabajar en casa

  1. Hola María,
    desde luego si no sales tú a “picar puerta” los potenciales clientes no te van a caer del cielo. Así que toca superar miedos y lanzarse.
    Crearte una base de datos tan completa y enviar presentaciones o propuestas personalizadas a cada empresa es una de las claves de tu éxito. Estoy convencida de eso. ¿Cuántos emails recibimos todos la diario en los que te das cuenta que te han mandado el mismo texto que a otras mil empresas? Puede que tu método sea sencillo, pero ¿para qué complicarte la vida si te funciona? Enhorabuena
    Un abrazo

    Le gusta a 1 persona

    • Hola Erika:

      Recibo muchas consultas sobre plataforma o cómo comenzar a buscar y me llama la atención que la mayoría de freelance no están dispuestos a “salir” a buscar clientes, cuando al final es la mejor de las opciones porque como dices “si no sales tú, sobre todo al principio, nadie va a venir”.

      Eso sí, hay que hacerlo con cabeza y buscando una estrategia con la que nos sintamos comodos y, sobre todo, basada en el “no hagas lo que no te gustaría imaginate que te hicieran”. Imaginate si fuera presentándome a los clientes como en tu última anécdota: vaya imagen de marca!!

      Un besote

      Me gusta

  2. Muhas gracias por el post, que ya sabes que estaba esperándolo. No hay una fórmula mágica, pero es verdad que a veces la sencillez y el ser consciente de tus fortalezas y de lo que puedes ofrecer, te hace perder el miedo y dar esa confianza que necesita quien te va a contratar. Y sin engañar a nadie, claro.

    Estupendo post, como de costumbre. ¡Abrazo!

    Le gusta a 2 personas

    • Hola:

      Gracias a ti por pasarte. El tema es bastante complejo, así que seguiré escribiendo desde distintos enfoques.

      Da vergüenza ponerse a buscar clientes, pero en realidad es un buen ejercicio para perderla y también para practicar las dotes comunicativas. En tu caso, no creo qque tengas muchos problemas si redactas un email o una presentación con tu estilo. Ya verás que el primer cliente interesado tarda en escribir menos de lo que crees!

      Un saludo

      Me gusta

  3. Hola María

    Una cosa es saber hacer algo y otra muy distinta, venderlo. Una buena base de datos y un buen argumentario pueden hacer maravillas. Lo más surrealista es que la base de datos y el argumentario los van creando los mismos clientes con los comentarios que van haciendo a los correos que mandas.

    Solo es cuestión de saber escuchar como tú muy bien dices. Y no hay que olvidar que el mejor comercial es un cliente satisfecho.

    Un abrazo

    Le gusta a 2 personas

    • Hola #Jerby:

      No se puede resumir mejor. Crear una base de datos puede parecer “un rollo” de tarea, pero en realidad tiene un gran valor, de hecho, aun cuando las respuestas son negativas, siempre se puede volver a recurrir a ellas, no son pocos los clientes potenciales que escriben algo como “ahora estamos en plena fase de…, pero escríbenos dentro de un par de meses”.

      Sobre los clientes satisfechos, no solo porque son la mejor estrategia comercial, sino porque es una gran satisfacción profesional (y personal) que un cliente, no solo confíe en uno, sino que además nos recomiende a sus contactos.

      Un saludo

      Me gusta

  4. Está claro que lo básico no es peor, tú misma lo has comprobado. De hecho, pienso que igual la «simpleza» incluso pueda dar más confianza: esto es lo que hay y ya está, no voy a intentar engañarte.
    Tímida no sé si serás, pero desde luego no pareces insegura, al contrario, pareces una persona con seguridad (y fuerza de voluntad).
    Una entrada muy interesante, para variar 😉
    Besos

    Le gusta a 1 persona

    • Hola Luna:
      Hace años asistí a un seminario sobre ventas y una de las cosas que aprendí es que para vender un producto o servicio a otros, lo primero es creer en él, puede que si tuviera que vender otra cosa, mis puntos débiles afloraran, pero tratándose de mi trabajo, es cierto que tengo la seguridad (o la tranquilidad) de que puedo ofrecer algo de calidad.

      O tal vez simplemente sea que otro de mis puntos fuertes sea saber disimular la timidez y la inseguridad 😉

      Un beso

      Le gusta a 1 persona

  5. Hola!
    Nos ha gustado mucho la entrada… (como todas, la verdad)
    Conocer nuestros puntos fuertes pero también los débiles, superar o aprender a convivir con nuestros miedos, organización, perseverancia… No trabajamos en casa (o al menos no siempre) pero todo ello se puede aplicar para mejorar en cualquier faceta de nuestras vidas.
    Enhorabuena y gracias!!

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s