Quiero trabajar en casa 2018. Todo lo que hay que saber


Mi objetivo siempre ha sido compartir mi experiencia para dar una visión realista, no idílica ni idealizada sobre el trabajo desde casa y el mundo freelance.  En 2018 mantendré este objetivo y ya estoy preparando nuevo contenido y nuevos recursos para lograrlo. No tengo ninguna duda de que este año seguirán llegando nuevos lectores que quieren empezar a trabajar en casa 2018, pero también otros que ya lo hacen y que viven o han vivido situaciones muy parecidas a las mías.

Sin embargo, en los últimos días del 2017 empecé a pensar que, con el cambio de año y los nuevos propósitos, tal vez los primeros nuevos lectores no se harán esperar ya que un propósito de año nuevo común es Quiero trabajar en casa 2018.

A lo largo del año iré publicando nuevos contenidos, con los más de 150 ya publicados, creo que ya hay cosas que pueden ser de ayuda para empezar a dar forma al proyecto de trabajar en casa y emprender, así que he estado buscando entre todos los artículos los que considero más útiles para quienes empiezan.

Quiero trabajar en casa 2018. Todo lo que hay que saber

quiero trabajar en casa 2018

Los primeros días del año son un buen momento para marcarse nuevos objetivos que cambiaran nuestras vidas, y un cambio de trabajo o una nueva aventura por cuenta propia son excelentes objetivos para un cambio de año.

El primer consejo es:

Trabajar en casa 2018 es un buen propósito, pero para alcanzarlo hay que darle forma, convertirlo en una idea concreta de empleo y, a partir de ahí tener claro cuál es el punto de partida y qué necesita para alcanzar la meta de trabajar en casa.

Una vez que se tiene esto claro, hay que perder el miedo al fracaso y, simplemente, decidirse a avanzar hacia ese objetivo de trabajar en casa en 2018.

Los primeros pasos…

Y es que quizás se crea que para trabajar en casa 2018 lo único que se necesita es buscar trabajo como freelance desde casa. Si ya se tiene experiencia en el sector en el que se desea trabajar se tiene mucho camino ganado, pero emprender desde casa es mucho más que trabajar, es tener un negocio propio, a veces hay que completar la experiencia con formación para trabajar en casa con la que adquirir esas competencias que aun no se tienen o para saber cómo gestionar un negocio por cuenta propia.

Iniciarse en el mundo del trabajo en casa en 2018…

Conseguir los primeros proyectos puede ser algo que llegue en poco tiempo, o que tarde más de lo que se espera en llegar, a veces es desesperante, e incluso frustrante pasar tiempo esperando que los nuevos clientes y proyectos lleguen, y que la única acción que se complete durante el día sea pulsar F5 para actualizar la página de la bandeja de correo a la espera de que llegue algo.

La formación puede ser una forma de canalizar ese tiempo y de aprovecharlo, otra puede ser Trabajar desde casa y tener un blog. El blog no es imprescindible para conseguir clientes, pero es una interesante opción, sobre todo, para crear una imagen profesional, para ello escribir textos SEO en el blog  ayudará a que los clientes encuentren al freelance con mayor rapidez. Eso sí, vivir de un blog como comienzo de trabajo en casa puede que no sea la mejor idea cuando se pretenden conseguir ingresos en poco tiempo, el blog puede tardar en ser rentable, o incluso nunca llegar a serlo.

¡Qué ilusión hace recibir esos primeros proyectos en la bandeja de correo electrónico! Tanta ilusión que a veces se tiene más en cuenta que es una oportunidad de trabajo que las condiciones de este, y sé bien de lo que hablo, porque a yo misma hice bien algunas cosas para lograr mis primeros clientes, pero otras las hice mal.

Algunos retos de trabajar en casa

Uno de los grandes desafíos que un nuevo trabajador desde casa o un nuevo emprendedor encuentra siempre es cómo calcular las primeras tarifas. El principal reto es crear un equilibrio entre un precio que resulte atractivo a los posibles clientes, pero que no dé una imagen de trabajador de baja calidad o que está dispuesto a trabajar por el precio más bajo, lo que podría dañar seriamente la imagen profesional y, además, podría ser la vía rápida para convertirse en alguien que trabaja para  “sobrevivir trabajando en casa“.

Conseguir una imagen profesional es esencial para empezar a ver resultados. Tener un blog profesional o una página web puede ser un buen escaparate de esa imagen profesional que se quiere proyectar. Otra puede ser tener preparados algunos documentos para trabajar en casa para presentarlos a los nuevos clientes durante las negociaciones.

El reto más complicado que yo he afrontado ha sido la reacción de mi entorno al trabajo en casa, quizás no me esperaba que al trabajar desde casa muchas veces no iba a contar mucho apoyo, como demuestran algunas Frases que he escuchado en los últimos años, así que a veces hay que armarse de paciencia y otras hacer oídos sordos y centrarse en los propios objetivos porque escuchar determinados comentarios puede ser muy desmotivador y una de las cosas que harán que te replantees seguir trabajando desde casa. De hecho, una de las mejores formas que conseguir que el propósito de trabajar en casa se convierta en un proyecto y luego en una realidad es aprender a mantener la motivación a pesar de todas las dificultades que aparecerán por el camino, sobre todo, al principio.

Quiero trabajar en casa 2018. Consejos

Consejos para empezar a trabajar o para trabajar en casa podría dar muchos, pero por propia experiencia, diría que entre los básicos e imprescindibles para quien se adentra en el mundo del freelancing desde casa, hay algunas cosas que no descuidaría:

Por ejemplo invertir en equipos para trabajar, ya que por propia experiencia sé que no hacerlo se puede convertir en un auténtico lastre para desarrollar el trabajo y crecer profesionalmente. Además solucionar rápidamente el tema del espacio para trabajar en casa. Ya sé que cualquier espacio puede parecer bueno al principio, pero cuando el trabajo en casa se plantea como un proyecto a largo plazo, al final no cualquier lugar es bueno.

De hecho lo ideal es tener claro desde el principio cómo separar empleo y hogar. Que sí, que ya sé que que la gracia de trabajar en casa es que estás en tu hogar, pero no se tarda en descubrir que, aunque ofrece muchas ventajas para la conciliación, al final, trabajo es trabajo y casa es casa, así que hay que dividir el tiempo para mejorar la productividad. No está de más detectar todo lo que hace perder tiempo en el trabajo para buscar soluciones y conseguir aprovechar mejor el tiempo.

Por último, pero no menos importante, con el tiempo se aprenderá que hay periodos con grandes volúmenes de trabajo y otros en los que la demanda cae, la primera vez produce miedo, pero se acaba asimilando el trabajo como algo cíclico y se aprende a aprovechar bien cada periodo, para trabajar, para formarse, para descansar… Sin embargo, es importante no olvidar tener ahorros trabajando en casa para que los periodos de pequeña demanda no traigan grandes problemas.

Quiero trabajar en casa 2018 es un gran objetivo y no es imposible lograrlo: ¡Yo misma comencé a trabajar en casa hace tiempo! Y eso que al principio ni siquiera me lo planteé como una opción a largo plazo. Por eso, precisamente, puede decir que trabajar en casa no es una cuestión de suerte o de tenerlo todo muy claro, sino que es un camino de aprendizaje diario, de equivocaciones y aciertos, pero sobre todo, de saber marcarse objetivos, que no tienen por qué ser grandes, y de tener la motivación y el empeño (o la cabezonería) para cumplirlos. 

19 comentarios en “Quiero trabajar en casa 2018. Todo lo que hay que saber

  1. Hola María

    Respecto a la formación, algo que es cada vez más necesario son los conocimientos de copywriting. Hay numerosos cursos en la red a varios precios que se pueden ajustar a la mayoría de los bolsillos.

    Además de la calidad del curso, conviene que el profesor tenga un grupo en alguna red social; es una buena forma de hacer networking aunque no te dediques al copywriting.

    Aunque suene surrealista, en lo primero que tienes que emplear el copywriting es en tu propia marca personal; aunque no te dediques a ese sector. Estar vivo en la red tiene algunas servidumbres.

    Un abrazo

    Le gusta a 1 persona

    • Hola Jerby:

      Efctivamente, aunque la lista de formación para iniciarse en el trabajo freelance es muy extensa, a final saber comunicarse y “venderse” es uno de los imprescindibles desde el principio.

      A lo largo de los años yo misma he ido actualizado y ampliando mi formación, aunque siempre digo que lo que me ayudó desde el principio fue saber “copywriting” y “Excel”, es decir, las bases de un negocio cualquiera: marketing y cuentas.

      Saludos

      Me gusta

  2. ¡Un gran propósito para comenzar el año! Exigente, pero no imposible. Aunque, en lo que se refiere a complicación, yo diferenciaría entre dos tipos de trabajadores “caseros”: el que llega “rebotado” después de ocupar un puesto como trabajador por cuenta ajena (y aquí los motivos son innumerables: un despido, el nacimiento de un hijo, trabajo mal retribuido, hartazgo…) y que, por lo general, cuenta con contactos en el sector, y el freelance que se plantea trabajar en casa como “primer empleo” y que, por lo general, accede al mercado de trabajo sin más contactos que la familia y algunos conocidos. Obviamente este inicio a “puerta fría”, como decían los vendedores a domicilio cuando existía ese trabajo, es bastante más complicado y requiere de mucha mayor creatividad para labrarse un huequito en el mercado. ¡Espero impaciente tus nuevos artículos! Un beso, guapetona, y ¡feliz año!

    Me gusta

    • Hola Carmen:

      Una vez más, un comentario de 10. Al aspecto que indicas, ya he dedicado algún post, yo lo tuve “fácil” porque tenía contactos y también experiencia, pero hay trabajadores “caseros” que empiezan de cero, y otros de cero-cero. Soy muy consciente de que muchos de mis habituales son “rebotados” pero de otros sectores que, hartos de su trabajo, de sus jefes, o para cuidar de niños o ancianos… quieren trabajar desde casa en algo completamente diferente a su sector (de hecho me hace mucha ilusión cuando me escriben para decirme que se están formando o que están dando un marco legal a sus proyectos), pero que se encuentran con las mismas dificultades que el resto de “freelancers” y, además, con el hecho de que no cuentan ni con contactos, ni con experiencia, y les cuesta mucho que les den esa primera oportunidad.
      Precisamente ayer estuve tomando un café con una chica que tenía un trabajo “fuera” y que recientemente ha descubierto una actividad que le gusta (algo de lo que siempre se han llamado “manualidades”) y que quiere convertir en su futuro trabajo desde casa. Un giro de 180º que le ha hecho darse cuenta de cosas tan básicas como que, aunque esté en casa, necesita un espacio propio; que sacar tiempo con niños pequeños es difícil; que al final, si no se pone límites, cada minuto lo dedica al trabajo de una u otra forma; que le cuesta hacer entender el “valor” que su trabajo y, por supuesto, que, sin tienda física es difícil darse a conocer más allá de su entorno cercano y llegar a clientes “importantes”. Como digo, hay muchos así pero el encuentro de ayer me ha hecho “toparme” cara a cara esta realidad.
      Pues eso, este es uno de mis grandes propósitos para el 2018: Culpa mía, y de mis post, que se hayan lanzado a esta aventura o que la vean como una alternativa posible, ahora mi responsabilidad es ayudarles a que lo logren, así que “tendremos” que dedicar artículos a crear lo que ahora se llama “branding” y encontrar clientes 😉

      Muchísimas gracias por tu comentario, ¡Qué tengas un fantástico inicio de año! Un beso.

      Le gusta a 1 persona

  3. Muy buenos consejos. Me ha parecido fundamental el planteamiento de que no hay que tener miedo y sí, por el contrario aprovechar las épocas de trabajo fluido y también las menos prolijas, para así aprender y formarse. Ser positivo e ir aprendiendo en un proceso del día a día.
    Excelente post.
    Un saludo 😉

    Le gusta a 1 persona

    • ¡Hola Marisa! Aun recuerdo mi primer febrero, cuando de repente, todos los clientes se marcharon… ¡Imaginé que mi proyecto estaba llegando a su fin! Sin embargo, después de mediados de marzo, todo volvió a la normalidad. No en todos los trabajos es igual, pero siempre hay momentos en lo que parece que no hay tiempo para hacerlo todo, y otros en los que casi cuesta buscar qué hacer. Eso sí, considero muy importante mantener rutinas horarias, por ello el blog o la formación pueden ser buenos recursos.
      Saludos y un 2018 lleno de éxitos

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s