Cuento de Navidad freelance: El fantasma de los futuros regalos de empresa

Si el fantasma del presente de los regalos de empresa se pasa cada año para dejarme claro que mis recuerdos están muy lejos de los regalos de empresas que voy a recibir, de seguir así, me temo que el regalo de empresa del futuro ni siquiera será un fantasma en unos años. Su recuerdo se irá diluyendo y ya ni fantasmas pasarán por mi casa.

En casa tenemos una pequeña broma: cada vez que acudimos a una tienda para comprar productos que fabrican muchas de las empresas con las que trabajo, comento:

Ya se podía estirar tal o cual empresa y enviarme uno de estos productos suyos, de esos que dicen que son tan buenos, así los pruebo y trabajo con conocimiento de causa.

cuento de navidad iii

Así que, llegando fechas tan mágicas como son las navideñas me atrevo a soñar que, aunque no sea personal interno, tal vez esa empresa se estire y me regale:

  • un par de esos fantásticos zapatos que tan bien vendía en la documentación;
  • que la otra, una de aquellas ergonomiquísimas sillas de oficina que tan cómodas decían que eran;
  • que aquel hotel me enviará un bono para un fin de semana en una de esas habitaciones espectaculares;
  • o aquella otra, una selección de sus mejores productos gourmet.

Soñar, a mí, no me cuesta nada, pero parece que a las empresas les cuesta bastante hacer regalos por Navidad.

El fantasma de los futuros regalos de empresa al freelance por Navidad

futuro regalo de empresa al freelance por navidad

Ya sé que este no es el tipo de regalos que se hacen, pero tal vez deberían hacerse por razones de conciencia: Las empresas con las que trabajo promocionan sus productos muy bien porque los conocen; pero yo, como freelance, al desarrollar mi trabajo, colaboro en la difusión de que tal o cual producto es el mejor, sin embargo:

¿Cómo sé que es verdad si no lo he probado?

Es un dilema que me corroe, como decía arriba: un tema de conciencia, y más en Navidad, que es tiempo de buenas acciones. 

Me gustaría tanto empezar el año sabiendo que en los proyectos que desarrollo digo la verdad…

Aunque también podría ocurrir como a Erika Martin, a la que su jefe le hizo un super regalo. Ya lo estoy viendo: los regalos del futuro serán nuevas formas de tenernos a disposición y controlados ayudarnos a mejorar la productividad y a aprovechar el tiempo.

Pero, no. No sería así. Serían grandes regalos, que me harían trabajar con más motivación, que me harían sentirme reconocida y valorada, que afianzarían mi relación con las empresas.

Vamos, que sería una freelancer más feliz…

¿No sería ese un final bonito para el Cuento de Navidad freelance?

…O tal vez no, ahora que lo pienso. Seguro que los post que dedico a los clientes y empresas, en lugar de títulos como:

Tendrían otros del tipo:

  • ¿Para qué buscar nuevos proyectos si ya estás con los mejores?
  • Empresas y clientes perfectos: Todas las características que las definen
  • 10 formas de aprovechar todo el tiempo que ahorras porque te pagan a tiempo y no tienes que reclamar facturas

SOBREVIVIR A TRABAJAR EN CASA cambiaría tanto que los artículos dejarían de ser como son ahora, yo no habría aprendido sobre el trabajo en casa porque no me hubiera enfrentado a tantos retos… Y no me divertiría tanto escribiendo en el blog. ¡Tal vez ni siquiera hubiera creado el blog!

Así que, sí, estoy muy bien como estoy, con escasos regalos de Navidad por parte de las empresas, pero con mucho que contar sobre el trabajo desde casa. Y, aunque falte un villancico, este sí es un final digno de un Cuento de Navidad freelance.

¿Y qué sería de un cuento sin su dedicatoria? A Erika Martin de Anécdotas de Secretarias le debo este Cuento de Navidad Freelance, por inspirarlo con sus posts navideños  y por animarme a escribir sobre los regalos de empresas que recibimos los freelancers. ¡Muchas gracias!

Ya veis que este post es más o menos la mitad de uno normal. No quiero entreteneros más porque seguro que todos estáis ocupados con los últimos preparativos navideños, y yo también. Eso sí, no puedo poner el punto y final sin una felicitación:

Muchas gracias a los que me habéis acompañado durante todo el 2017 y a los que os habéis ido incorporando a lo largo del año.Muchas gracias a los que habéis colaborado en el blog y

Supongo que todos conocéis ya mi política sobre las postales navideñas así que, con esta podéis daros todos por felicitados.