Trabajar desde casa y tener un blog: ¿Imprescindible?


Comenzar a trabajar desde casa y tener un blog son una asociación común. Con demasiada frecuencia se habla de tener una página web o un blog como conditio sine qua non es posible trabajar de forma remota por cuenta propia. 

Es cierto que existen ventajas de tener un blog trabajando en casa. Entre las más importantes, destacaría:

  • la visibilidad que un buen blog profesional puede aportar a la hora de atraer nuevos clientes,
  • la oportunidad de darse a conocer en el sector y de crear una marca personal,
  • la posibilidad de crear un portfolio siempre visible que avale los conocimientos y las competencias,
  • la oportunidad de conocer a otros profesionales, del mismo sector, o de sectores afines, con los que establecer relaciones de mutuo beneficio.

Así que, visto de esta forma, parece que cualquier profesional con un trabajo por cuenta propia debería tener una página con blog propio y, si trabaja en casa, con más razón, ya que la visibilidad que se pierde al no tener un espacio “en la calle”, hay que recuperarla de alguna forma…

Entonces: ¿Se puede trabajar desde casa sin tener un blog?

Pues sí. El ejemplo soy yo misma. Cinco años llevo trabajando de forma freelance, dándome a conocer a nuevos clientes, desarrollando proyectos y en continuo crecimiento; sin embargo nunca he tenido un blog. Bueno, no uno profesional, este, que acaba de cumplir un año, no es un blog profesional, precisamente, sino una vía de escape donde expongo mucho de lo que he aprendido sobre esta forma de trabajar, reflexiono sobre mi día a día y me desahogo rajando sobre las cosas malas que me hacen mis peores clientes. A falta de compañeros de trabajo, utilizo Internet.

Muchas veces durante estos años me he planteado tener uno, a veces creo, simplemente que en parte es porque tengo muy metida la idea de que trabajar en casa y tener un blog son una unión indisoluble. ¡No lo sé! Hay demasiado escrito sobre las ventajas del blog profesional y yo no puedo saber cómo me habrían ido las cosas realmente si hubiera comenzado mi andadura profesional con un blog bajo el brazo, lo que sí puedo decir es que no me ha ido mal trabajando en casa sin tener una bitácora.

De hecho, los principales motivos para no haber comenzado por trabajar en casa y tener un blog desde el principio han sido:

  • la falta de tiempo para dedicar a un espacio profesional;
  • un sistema de captación que me ha resultado eficaz y que ha hecho que nunca haya sido realmente necesario buscar nuevas vías para encontrar clientes;
  • el convencimiento de que una página web profesional  merece contenidos de valor y un aspecto adecuado y, si ello no se puede ofrecer, por falta de tiempo o de conocimientos, es mejor no tener nada.

Trabajar en casa y tener un blog, o no: ¿Qué recomiendo?

¡Pues no lo sé! Como digo, no sé que habría pasado si mi forma de planteármelo no hubiera sido: ¿¡Como voy a crear un blog yo!?, pero sí que sé que me ha ido muy bien si él.

Supongo que tenerlo me hubiera dando ventajas a la hora de darme a conocer a los clientes y, sobre todo, a la hora de conocer a otros profesionales. Aunque también es cierto que tener un blog profesional es un compromiso con uno mismo, con la propia imagen profesional y con los lectores.

Es decir, tener una web profesional quiere decir que:

  • hay que saber crear un espacio que refleje la imagen que se quiere dar, lo que supone invertir tiempo;
  • hay que aprender para saber, lo que supone invertir dinero y tiempo;
  • o hay que contratar para que un profesional que sabe cree, lo que supone una inversión de dinero.

 Además, si se tiene un blog, habría que:

  • invertir tiempo para crear contenidos atractivos, interesantes y de calidad optimizando para escribir textos SEO en el blog que acabas de crear;
  • saber encontrar un estilo propio, y mantenerlo en el tiempo;
  • saber identificar quién es el destinatario real del contenido y dirigirse a él.

¿He ahorrado yo tiempo y dinero al no tener un blog profesional? 

No. Simplemente los he invertido de otra forma. A veces me arrepiento de no haber tenido un espacio, sin embargo considero que, aunque no he utilizado el camino más popular, he utilizado uno que me ha llevado al mismo destino.

Así que, sí, trabajar en casa y tener un blog pueden ser una buena forma de adentrarse en el mundo del teletrabajo, pero opino que no son una unión indisoluble, sino, simplemente, una de las opciones disponibles.

¿Qué opináis vosotros?

15 comentarios en “Trabajar desde casa y tener un blog: ¿Imprescindible?

  1. Mucho lo han dicho ya en comentarios; el blog no es imprescindible, y seguramente la mayoría de trabajadores freelance empezaron sin blog profesional, pero de lo que no hay duda es de que un blog bien orientado a tu trabajo a la larga te da muchos beneficios adicionales. Todo es cuestión de usar la técnica ensayo-error.

    Un abrazo 🙂

    Le gusta a 1 persona

  2. Incluso tenerlo al tenerlo como un hobbie puede ser muy rentable. Yo comencé en Blogger, no es tan profesional como suele ser WordPress, pero sabiéndolo tratar y dedicarle el tiempo necesario (aun trabajando y teniendo el blog en ratos libres) deja buenos ingresos. Es por ello que yo he decidido invertir (como vos dice, porque al final es eso: una inversión, como cuando inviertes para un negocio físico) en WordPress, pero en el .org. Poco a poco le sacare la rentabilidad que espero XD
    Un saludo y un fuerte abrazo!!! :3

    Le gusta a 1 persona

    • A veces es incluso más rentable como un hobby: no se considera una obligación, sino un entretenimiento y, como no se esperan beneficios, el contenido puede ser más personal y más humano, lo que atrae a un tipo de lector con intereses comunes a ti, o que está interesado no solo en productos o servicios, sino realmente en lo que cuentas con cada nueva entrada.

      Un saludo

      Me gusta

  3. Muy buen artículo, María. Lo primero es que acabo de conocer este blog y que ya me vas a tener por aquí de forma recurrente. ¡Enhorabuena por lo que escribes!

    Ya entrando en harina… creo que tienes razón. Yo, por mi parte, trabajo en marketing digital a nivel empresarial y a nivel personal y en ambos casos utilizo la herramienta del blog. Por suerte tengo tiempo para dedicárselo y creo que da muy buenos resultados. Sin embargo, cada día encuentro profesionales en el mismo sector que no lo utilizan. A algunos les va mejor, a otros igual y a otros peor. Con esto quiero decir que sobreestimamos las cosas porque las hagan todos. Que cada cual halle su camino.

    Un saludo.

    Le gusta a 1 persona

    • ¡Bienvenido entonces! Efectivamente el blog es una herramienta muy útil, yo visito muchos blogs por temas profesionales, pero también como entretenimiento y, en muchos casos me encuentro con espacios tan buenos y tan bien hechos que quiero saber más sobre quien redacta y/o quien los ha desarrollado. ¡Eso es un blog de éxito! También es verdad que tengo un curioso hábito: cuando encuentro un blog que me gusta, siempre busco la primera entrada que publicaron, no sé es una forma de saber desde donde empezaron…

      Por otro lado, siempre he creído que uno de mis grandes errores ha sido no tener blog profesional, siempre me he sentido muy culpable, como si me estuviera negando el éxito que me iba a dar (todo ello amparada en la idea de que el blog es la panacea…) Hasta hace poco que, reflexionando sobre estos años, me di cuenta de que en realidad, en mis comienzos un blog hubiera sido más un estorbo que una ayuda: no sabía casi nada sobre el tema y, probablemente, en algún punto lo hubiera abandonado, sin embargo, tenía experiencia en otro aspectos que, en definitiva, son los que me han funcionado.

      Simplemente, hay que utilizar aquellas herramientas de las que se pueda sacar beneficio, el blog puede ser una de ellas, y puede ser una muy buena, pero no es la única.

      ¡Un saludo!

      Me gusta

  4. Me repito una vez más, María, pero estoy de acuerdo contigo al cien por cien. Un blog (profesional, no como hobby) es una herramienta interesante, pero no imprescindible. Creo que es fundamental valorar, antes de ponerte a ello, si estás dispuesto a dedicar el tiempo y esfuerzo que requiere su mantenimiento o, por el contrario, te resultaría más eficaz invertirlo en otro tipo de actividades de prospección. Un blog es una herramienta dinámica (a diferencia de una web que considero menos exigente en cuanto a tiempo consumido) y, como tal, exige introducir continuamente contenidos y, además, hacerlo de forma cuidada porque, como bien ha dicho uno de tus comentaristas, actúa como “nuestro escaparate”. Eso significa que a través de él podemos proyectar una imagen profesional o, por el contrario, la de un auténtico “chapuzas”. Errores ortográficos, fotografías de deficiente calidad, contenidos poco interesantes, mala redacción… eso y no otra cosa será lo que verá (y recordará) quien nos lea. Un abrazo, guapa.

    Le gusta a 1 persona

    • ¡Hola de nuevo! Es un artículo que puede no ser muy popular, pero hace tiempo me empezaron a enviar publicidad como si esto fuera un blog profesional de forma insistente; por entonces, alguien que comienza y que no tiene apenas proyectos me informó de que iba a aparcar el trabajo para centrarse en la creación de un blog profesional para atraer más clientes cuando termine, y me puse a pensar en todo el dinero que se mueve alrededor de la creación de un blog y por si fuera poco, hace unos días, con el texto ya redactado, un compañero bloguero hizo un comentario en el que incluyó las palabras “el negocio de trabajar en casa”,.

      Fíjate que en los cinco años que llevo trabajando así, siempre he considerado como cierta la afirmación: “Un profesional necesita un blog” dando por cierto que era un error no tenerlo. Lo que cuento arriba me hizo reflexionar y pensar que sí, que el blog puede ayudar mucho, pero de ahí a que sea imprescindible… Es solo una de las opciones, y no digo que sea mala o que no funcione, lo que pasa es que es muy rentable para quienes viven de ello y, como precisamente trabajan en internet, al final la red se ha llenado de información de la que se deduce que sin un blog no hay nada que hacer…

      Creo que es un tema muy complejo, y que hay muchos factores que se tienen que considerar, pero quería mostrar otras realidades.

      Otro abrazo para ti. ¡Qué tengas un buen fin de semana!

      Me gusta

    • Esa es otra de las opciones posibles: que un blog que se entiende como un hobbie sirva para encontrar trabajo. Que, por cierto, tiene que ser una gran motivación: no solo haces algo que te gusta, sino además lo haces tan bien que una empresa (o varias) está interesada en que hagas lo mismo para ellos, pero pagándote. Gracias por tu aportación. Un saludo.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s