Trabajo en casa para no aburrirme


trabajo en casa para no aburrirme

Ya echaba de menos escribir un post sobre la imagen del trabajo en casa, uno de esos artículso en los que saco a la luz es parte menos agradable, la de quienes no se toman mi trabajo en serio,  y la única razón para ello es que mi oficina está en casa.

He de decir que el blog me ha servido para muchas cosas, pero una de las que destacaría es que, gracias a él, el tema de mi trabajo ha pasado a ser un asunto “serio” en mi entorno. Que lo del branding y la imagen de cara a “al mundo” está muy bien, pero poco se habla de la imagen que el blog ayuda a crear de cara al entorno más cercano.

Por ello quizás me ha sorprendido escuchar las respuesta cuando he indicado desde dónde trabajo, palabras las que suelo hacer oídos sordos, pero que creo que hoy me ha dolido un poco el orgullo…

¡Qué bien que tengas trabajo en casa! Así no te aburres.

Y es que a veces olvido que el trabajo en casa es para no aburrirme y para reunir algunos ingresillos para ir tirando. Cosas de amas de casa aburridas y con algo de tiempo libre después de  terminar las tareas del hogar, o para entretenerse mientras la lavadora termina… De padres y madres que, mientras el niño duerme o está en el cole, algo tendrán que hacer para matar el rato, ¿no? O de quienes no encuentran trabajo y, bueno, de algo tendrá que vivir mientras aspiran a algo mejor…

¿Y tú: trabajas?

Así, debido a mi fatal olvido, cuando comento a qué me decido y que tengo la oficina en casa, no es raro ver caras a medio camino entre la sorpresa, la curiosidad y la incredulidad, porque aun es raro creer que un trabajo que se desarrolla desde casa pueda ser un trabajo normal y corriente, como cualquier otro e, incluso, uno que rinde cuenta a las administraciones que corresponde.

También he de decir que cada vez que tengo que dar cuentas sobre mi trabajo como respuesta a la pregunta: ¿Y tú? ¿Ya trabajarás, no? Siento un nudo en el estómago, que puede ser más o menos grande según la edad el interlocutor…

En la mayoría de los casos solo informo de mi profesión, eludiendo cualquier otro dato que no considero de interés para terceros.

Ahora bien, que yo lo considere poco relevante, no quiere decir que quien pregunta opine lo mismo. Así que, a medida que las preguntas aumentan, también lo hace la tensión. ¡Hasta que llega el comentario que tira por tierra toda mi profesionalidad!

Porque yo trabajo en casa para no aburrirme

Mi frase favorita es, sin duda, “Búscame trabajo de lo tuyo “, o búscaselo a mi hijo o a mi nieto, que para el caso es lo mismo. Aunque tampoco tienen desperdicio las cinco frases para comprender cómo se ve el trabajo en casa desde fuera, que dicen mucho sobre lo idealizados que se tienen los trabajos que no se conocen.

En general, lo que tengo claro es que cuesta mucho alejar la idea de trabajo en casa es más que complemento a otras tareas, que me da unos ingresillos para darme algún capricho, porque, claro, pensar que de un trabajo desde casa se puede vivir, que el trabajo en casa no es trabajo de andar por casa, sino que simplemente es otro lugar desde el que desarrollarse profesionalmente, pues eso ya cuesta más.

Incluso sospecho que algunos “avispados” creen que me estoy tirando un farol para no reconocer que soy una desempleada más, en fin….

Trabajo en casa para no aburrirse: ¡Mira si me entretengo!

¿Qué el trabajo en casa es para no aburrirme? Pues depende, básicamente de dos cosas:

  • Que sea una de esas semanas que se hacen eternas y en las que cualquier tarea parece interminable.
  • Que el proyecto no sea especialmente motivador o atractivo por la temática que trata.

Pero, vamos, de ahí a pensar  en trabajo en casa para no aburrirse hay distancia. De hecho, ambas ni siquiera comparten frontera…

Creo que nadie trabaja para “no aburrirse”. Ojalá fuera tan sencillo y tan banal la necesidad de trabajar, pero creo que el trabajo va de otra cosa, con independencia de si este está en una oficina, en una tienda, en un almacén, o en casa… ¿O a caso me equivoco?