Cómo reclamar dinero freelance después de vacaciones


reclamar dinero freelance

Durante las vacaciones de verano, de los demás, entre proyecto y proyecto, de vez en cuando me da tiempo a preguntarme  dónde está mi dinero, porque lo único que tengo claro es que en mi cuenta no.

Pero bueno, cuando las vacaciones llegan a su fin, y todo el mundo está triste por el síndrome postvacacional, yo estoy eufórica, porque el fin del parón estival significa que los clientes vuelven a sus oficinas y, por supuesto, que el dinero por fin estará donde tiene que estar, es decir, en mi bolsillo.

¿Cómo hago para reclamar dinero freelance después de vacaciones?

Sin muchos paños calientes y sin esperar demasiado, en cuanto las vacaciones terminan inicio el proceso para ayudar a las empresas a que hagan memoria de que antes de marcharse dejaron facturas pendientes de pago.

Llevar documentos de registros

Como parece que, en lugar de un mes, ha pasado mucho más tiempo, es difícil recordar todos los proyectos que quedaron pendientes, los conceptos, los importes que se acordaron, y todo lo demás. Me gusta llevar registros, pero uno de los momentos en los que más los uso es para reclamar dinero freelance después de vacaciones.

Los registros no son para los clientes, también para mí, para tener claro qué quedó pendiente, qué nuevos conceptos hay que añadir y también si había situaciones especiales, como modificaciones del presupuesto, peticiones especiales en algún proyecto que justificaran un cambio de tarifas…

Enviar un recordatorio ASAP

Hay algunas ocasiones a lo largo del año en las que tengo que reclamar dinero freelance a clientes, entre las condiciones del contrato de colaboración que firmamos al principio siempre indico que los pagos se realizarán entre el uno y el diez del mes siguiente. Así que, normalmente, hasta casi mediados de mes no envío emails recordatorios.

Pero en vacaciones considero que he esperado tiempo más que suficiente, así que envío el recordatorio as soon as possible, tan pronto como sé que están de vuelta. No veo razón para esperar mucho más: ¡Ya he esperado bastante!

Mensaje con doble intención

No todo es negativo con respecto al retraso del pago en vacaciones. Tener que enviar un email recordatorio de factura pendiente es la excusa perfecta para aprovechar y recordar a las empresas que sigo en activo y que pueden contar conmigo en esta nueva etapa.

Así que aprovecho este email como gancho para asegurarme de que sigan contando conmigo en esta nueva etapa.

¿Cuánto tarda en llegar el dinero después de vacaciones?

Lo de que en agosto queden facturas pendientes año tras año no me hace mucha gracia, porque es un mes en el que siempre tengo que tirar de ahorros (Hace algún tiempo escribí sobre mi sistema para tener ahorros trabajando en casa).

Tener ahorros trabajando en casa

Pero voy a ser sincera: después de las vacaciones reclamar dinero freelance es bastante fácil y las gestiones son muy rápidas. Mis teorías para explicar esta repentina generosidad son dos:

  1. Las vacaciones han sentado de maravilla a mis clientes y se sienten especialmente generosos
  2. Septiembre llega siempre con muchos proyectos a la vista, así que no hay miedo de “soltar la pasta”

Es más, hay empresas que se adelantan a mi notificación – como ya he dicho, no tarda mucho en llegar – y me envían un email antes para indicar que procederán a regularizar los pagos en los próximos días.

Sea como sea, la verdad es que la vuelta a la rutina de empresas y clientes significa que el dinero está al caer… Yo lo considero como mi paga extraordinaria y es durante las próximas semanas cuando, por fin, yo disfrutaré de mis vacaciones.

4 comentarios en “Cómo reclamar dinero freelance después de vacaciones

  1. ¡Suscribo cien por cien lo del registro-diario! Te diría que incluso tomándote dos semanas de descanso solamente (como es mi caso), el primer día que enciendes el ordenador te preguntas: “Pero vamos a ver, ¿a qué me dedicaba yo antes de irme de vacaciones?”. Creo que esa es la prueba fehaciente de que has disfrutado y de que las facturas, memorandos, llamadas y e-mails han huido de tu cabeza para dejar espacio a la brisa del mar o de la montaña. Pero hay que recuperar los hábitos y nada mejor que un registro para empezar con buen pie! Estupendo post, como siempre, María. Un abrazo.

    Le gusta a 1 persona

    • Jaja. ¡Exacto! Parece mentira que trabajemos en lo mismo 350 días al año y que, si no paramos 15, al volver no recordemos nada de nada! Otro abrazo para ti. ¡Qué tengas un buen inicio de semana!

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s