Mis errores en vacaciones del trabajo en casa

Anteriormente en “Vacaciones en el trabajo en casa“: ¿Tienen vacaciones quienes trabajan en casa

Y ahora: Mis errores en vacaciones del trabajo en casa

Errores en vacaciones del trabajo en casa

Las vacaciones en el trabajo en casa son un derecho, pero también una necesidad. Del mismo modo que a diario intento desconectar saliendo de casa una vez que la jornada laboral termina, es importante asignar un periodo al año para desconectar del trabajo, para romper la rutina habitual, para cambiar de aires y, sobre todo, para volver con las pilas recargadas a afrontar un nuevo año laboral.

Qué bien me sé la teoría sobre las bondades de las vacaciones, ¿A que sí? Y la práctica no la llevo nada mal, ahora. Porque eso es “ahora”, antes las vacaciones trabajando en casa eran algo que no terminaba de entender como concepto, no tengo más que recordar algunos de los errores que he cometido relacionados con las vacaciones.

Errores en mis vacaciones del trabajo en casa

Lo de aprender sobre el trabajo en casa a base de errores se me da muy pero muy bien…

errores del trabajo en casa

¡Si hasta cuando no trabajo y estoy de vacaciones lo hago! En mis años como trabajadora por mi cuenta desde casa he descubierto que uno de los grandes males del trabajo remoto es la dificultad para desconectar completamente del trabajo. Los periodos vacacionales son uno de los momentos que más me han ayudado a identificar ese problema. Y a ponerle solución.

Olvidarme de que manejo información confidencial

Trabajando desde casa es frecuente tener acceso a información o datos confidenciales y privados. En casa durante todo el año es fácil protegerlos y tomar medidas para evitar filtraciones o robos. Pero: ¿Qué ocurre en vacaciones?

Aumentar la seguridad es importante para evitar un susto al volver a casa que, trabajando en casa implica la desagradable situación de tener que dar explicaciones a empresas clientes. ¡Con lo que cuesta crearse una imagen es mejor evitar echarla por tierra por tan poco!

No sin mi PC

Como ya he dicho en otras ocasiones, uno de mis grandes errores durante algunas vacaciones fue llevarme el PC para poder ir adelantando o para tener algo que hacer en esos ratos muertos…

No había día que no encendiera el equipo, aunque fuera para revisar los emails Entre unas cosas y otras, dos o tres horas trabajando al día durante las vacaciones. Al final, el tiempo de trabajo efectivo era mucho más del esperado,  yel tiempo de vacaciones era mucho menos.

Avisar y volver a avisar a las empresas que no se enteran

Avisar a las empresas con tiempo es una de las claves para disfrutar de las vacaciones sin sobresaltos. Para ello, yo envío con un mes de antelación un email informativo en C/O a todos los contactos profesionales, tanto aquellos con los que colaboro de forma continua, como a los eventuales. Además, unos días antes de las vacaciones envío un segundo email a modo de recordatorio.

El motivo es asegurarme de tener un email de respuesta que confirme que se dan por enterados, porque siempre hay alguna empresa que no reacciona al email y que envía algo para esas fechas. Curiosamente sucede en los días previos a mi marcha y, suelen ser empresas con las que trabajo de forma esporádica. Para mí, que me gusta dejarlo todo atado antes de irme, para desconectar completamente, pero ir con un proyecto que he comenzado o con uno que sé ya que tengo que comenzar no ayuda.

No ponerme seria con empresas que se enteran, pero que hacen como que no

Los emails informativos y los recordatorios son una buena forma para favorecer una mejor organización, no solo mía, sino también de las empresas que, lejos de dejar de contar conmigo en ese momento, reorganizan sus proyectos para que pueda realizarlos antes o después de las vacaciones.

Como he dicho antes, lo más frecuente es que envíen email de confirmación, vamos, que se dan por enterados. Incluso los hay que solicitan confirmación de fechas unos días antes de que me vaya.

Pero no es rato que alguno se ponga en contacto durante esos días:

María, sé que estás de vacaciones, pero necesito esto con bastante urgencia. ¿Me puedes hacer el favor, que no tardas nada?

Emails como este no son tan raros durante las vacaciones de un freelance. Y sí, como reciba uno de estos, al final busco un PC y… ¡A trabajar en vacaciones!

Vacaciones, cuando todo el mundo está de vacaciones

Cuando empecé a trabajar por cuenta propia descubrí que hay importantes diferencias con el empleo por cuenta ajena. Una de las más llamativas tiene que ver con el tema de las vacaciones.

Al pensar en vacaciones, yo siempre pensaba en los meses de más calor, en los que las empresas cierran y todo el mundo está de vacaciones… Así que las primeras vacaciones las programé para esas fechas, aunque pronto descubrí que había sido una mala idea, porque llegaban muchos proyectos interesantes a mi bandeja de correo… ¡y no era cuestión de dejarlos pasar! Así que, cuando todo el mundo estaba de vacaciones, en teoría, yo, también, pero en la práctica…

Actualmente mis vacaciones las planifico coincidiendo con un periodo en el que la demanda decae un poco, aunque eso no quiere decir que no haya encontrado una fórmula para disfrutar más del verano.

Mi horario de verano

¿Dónde está la pasta?

Uno de los grandes misterios del trabajo en casa tiene que ver con los pagos durante el mes de vacaciones, generalmente, agosto para las empresas con las que trabajo. Ya he dicho, y repito, que no me puedo quejar sobre el tema de pagos, las empresas son puntuales (unas más que otras). Lo que no sabía es que hay una excepción… ¡Las vacaciones!

Pues sí, resulta que cuando las empresas cierran por vacaciones en los días previos tienen muchas cosas en la cabeza, y lo último en la lista de pendientes es pagar al freelance antes poner el cartel de cerrado por vacaciones.

Si no me pagan no es culpa mía, vale, aunque mi error aquí fue confiar en que seguiría entrando cash, como venía haciéndolo hasta ese momento. De todas formas, sobre este tema volveré a hablar en forma de post dedicado…

¿Estás de vacaciones? Pues estás de vacaciones

Cada año progreso en mi intento de disfrutar de unas vacaciones que sean 100% tiempo libre y 0% trabajo. No sé si alguna vez lograré desconectar completamente, porque en la era de la tecnología y las comunicaciones es realmente complicado disfrutar de unas verdaderas vacaciones del trabajo en casa.

Próximamente en “Vacaciones en el trabajo en casa“: En ocasiones viajo y trabajo en remoto