Cómo hacer comprender que trabajar en casa es también trabajo


Esta entrada destinada a descubrir cómo lograr comprender que trabajar en casa es también un trabajo, con sus horarios, sus obligaciones, su dedicación, sus complicaciones, sus momentos de concentración, sus tiempos de descanso, y esos días en los que no apetece trabajar, pero hay que hacerlo.

¿Eres un freelance que trabaja en casa y ya no sabes que intentar para hacer comprender que trabajar en casa es tu trabajo? La primera parte seguro que te inspira, aunque sea al pensar en las caras de los demás si te atreves a poner alguna de las propuestas en práctica.

¿Tenéis a un familiar o amigo que trabaja en casa? Bueno, en la segunda parte, he escrito una carta con un compromiso por nuestra parte, solo os pedimos hacer el esfuerzo de comprender que trabajar en casa en un trabajo. (La primera parte la podéis leer también, tomadlo como una advertencia de lo que podría ocurrir…)

¿Cómo logro hacer comprender que trabajar en casa es también un trabajo?

Lo has intentado por las buenísimas, has tirado de paciencia, y después de leer mis motivos para tener un horario de trabajo fijo en casa has probado con todas las combinaciones posibles de horarios para trabajar reduciendo interrupciones. ¡No hay manera!

Los resultados siguen siendo los mismos, o peores: siguen sin comprender que trabajar en casa es tu trabajo, que no es un capricho, que no es un hobby, es TU TRABAJO y tu objetivo es que sea un proyecto profesional a largo plazo.

Ha llegado la hora de que pases a tomar medidas más drásticas. Si no lo han entendido por las buenas, puede que sea el momento de pasar a la acción, ¿te atreves?

trabajar en casa es trabajo

Compra un candado y colócalo en la puerta de tu espacio de trabajo

Nada tan simple y efectivo como un candado en la puerta para evitar que cada dos por tres alguien la abra. Su instalación lleva apenas unos minutos, pero a cambio se consiguen horas y horas de tranquilidad sin que nadie interrumpa para informarte cada vez que baje a la tienda… Eso sí: no te olvides de echar el candado cada vez que empiezas a trabajar, o no surtirá ningún efecto.

Y, por supuesto, mejor evitarlo si tu actividad entraña algún tipo de peligro, que  aunque sea trabajo en casa, también puede haber accidentes laborales.

Cada vez que alguien entre por la puerta respóndele con un ¡ESTOY TRABAJANDO!

¿Qué no puedes colocar un candado en la puerta de tu espacio de trabajo? No hay problema. La próxima vez que alguien abra la puerta o pretenda interrumpir, sin esperar a descubrir quien es, suelta un ¡ESTOY TRABAJANDO!

Hasta hora no has logrado hacer comprender que trabajar en casa es lo que haces porque es tu trabajo porque has dejado que te interrumpan ¡y siempre lo hacen en ese momento de concentración total! Así que utiliza tu voz para decir bien alto estoy trabajando.

Practica tu “mirada de advertencia”

Todos tenemos una mirada que sirve para decirlo todo y que otros echen a temblar, solo que quizás hasta ahora no la hayas usado demasiado. ¡A practicar!

Todos tenemos algún espejo pequeño por casa, y si no, con lo que ibas a invertir en el candado que no has podido colocar, te puedes comprar uno. Dedica 5 minutos al día a lograr una mirada con la que expreses lo mucho que te molesta que te interrumpan mientras trabajas.

La mirada de advertencia es un must have del trabajador freelance en casa y el complemento perfecto de “¡ESTOY TRABAJANDO!”.

Descubre las opciones de filtrado y silenciado del móvil

Hemos conseguido mantenerlos alejados de la zona de trabajo, pero todavía tienen el móvil para desconcentrarte. Sí, sería fácil apagarlo, pero eso implicaría perder llamadas de clientes, lo que no ayudaría mucho para hacer comprender que trabajar en casa también es un trabajo, porque sin clientes no habría encargos y, sin emcargos, adiós trabajo.

Pero lo que sí puedes hacer es recurrir a unos prácticos recursos que todos los móviles tienen y que permiten filtrar las llamas, por ejemplo, silenciar todas las de la agenda y que suenen solo las de desconocidos, pero también silenciar ciertos números o permitir solo llamadas de otros.

Suelta una chapa cada vez que alguien te pregunta por tu trabajo en casa

Los contactos cercanos lo irán pillando con estas indirectas. Eso sí, no te despistes, porque meses y meses de trabajo haciendo entender que trabajar en casa también es trabajo puede no servir para nada si cedes.

Pero hay más personas que tampoco lo entienden, eso que a nada que pueden te sueltan una frase matadora con su opinión – ¿Quién sabe de dónde obtenida?– sobre el trabajo en casa.

¿Les has explicado tu proyecto con todos los detalles? Y cuando digo todos quiero decir T-O-D-O-S. La próxima vez que la encuentres y empiece el discurso sobre el trabajo, explícale detalladamente tu trabajo, los pormenores, los tiempos, como te organizas, como gestionas la cartera de clientes, como garantizas los pedidos, qué días trabajas, como encuentras nuevos clientes, cómo vendes, cómo cambias la tinta de la impresora… Que le quede claro que tú tienes un proyecto empresarial serio y que sabes por donde te andas.

¡No te preocupes! Que la mitad de las cosas que le cuentes no las entenderá, y en cuanto empieces enrollarte querrá cambiar de tema. Evítalo. ¿No sabía tanto sobre el trabajo en casa? ¡Pues es hora de enseñarle que tu sabes muchisimo más porque lo vives a diario en primera persona!

Habla sobre tus proyectos, tus trabajos, los pedidos…

Hasta ahora has evitado hablar de tu trabajo en casa por evitar malos ratos, en lugar de minimizarlo y reducir su importancia, empieza a hablar de él. ¡Cómo hacen todos! Aprovecha para celebrar tus logros o para quejarte cuando has tenido un mal día.

Mostrar que el tu yo es un trabajo normal y corriente puede ser la mejor forma de conseguir tu objetivo de demostrar que es un trabajo. Pero sobre todo quéjate, quéjate de los clientes, de los pagos, de la impresora que siempre se atasca, de que hayas tenido que acabar más tarde por culpa de un imprevisto… Piénsalo bien: la mayoría de los trabajadores se queja por algo de su trabajo, así que puede que la clave no estén en demostrar lo contento y motivado que estás por trabajar en casa, sino en normalizar la situación demostrando que tu trabajo en casa también tiene sus cosillas malas, ¡cómo cualquier trabajo que se precie!

Carta de una trabajadora para hacer entender que trabajar en casa es también trabajo

Querida pareja, padre, madre, hermano, hijo o amigo:

Trabajamos en casa, estamos luchando por un proyecto que nos motiva y no siempre es fácil, igual que sabemos que a veces no es fácil de entender que trabajar en casa no quiere decir “estar en casa”, al menos, no con la mente en casa.

Luchamos por nuestro proyecto y no hace falta que os recordemos lo difícil que es emprender y mantener un proyecto, sobre todo, desde casa. ¿Habéis pensado que en ocasiones el motivo por el que dedicamos horas y horas a trabajar son las continuas interrupciones? No hay nada más frustante, ni más agotador, que no poder acabar un proyecto por culpa de interrupciones continuas.

no me busques trabajo: yo ya tengo trabajo desde casa. Sabemos que eso de trabajar en casa puede sonar raro y solo os pedimos comprensión y apoyo. La misma comprensión y  apoyo que sabéis que tendréis de nosotros cuando persigáis vuestros sueños.

Nosotros nos comprometemos a luchar por nuestro proyecto, a trabajar con un horario cómodo para todos, y a hacer que estoy sea lo más sencillo y normal que nos sea posible, a quejarnos si hace falta y a no mostrar muy a menudo lo felices que nos hace nuestro trabajo. A cambio vosotros tenéis que entender que trabajar en casa también es un trabajo. ¿Os parece bien?

Si no, tendremos que pasar a medidas más drásticas, y las de arriba puede ser un buen comienzo. Aunque no nos pongáis a prueba, quienes trabajamos en casa somos profesionales muy creativos…

(Este artículo está dedicado a una lectora habitual que me pidió consejo para hacer entender que trabajo en casa también es trabajo. Espero que se tome con humor mis ideas. Mantendré el anonimato, aunque voy a decirle que: Con dificultades o sin ellas, tus creaciones son una auténtica maravilla).

6 comentarios en “Cómo hacer comprender que trabajar en casa es también trabajo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s