¿Cómo buscar trabajo como redactor de contenidos con un blog propio?


Anteriormente en la serie “Buscar trabajo como redactor de contenidos“:

  1. ¿Por dónde empiezo a buscar trabajo como redactor de contenidos?

Y ahora: ¿Cómo buscar trabajo como redactor de contenidos con un blog propio? O sin él.

Había encontrado una estrategia que funcionaba: contactar directamente con las empresas para presentarme como la solución que necesitaban para convertir sus blogs en espacios con contenido nuevo para atraer visitas, y ventas.

Era el momento de perfeccionar esta estrategia para conseguir mi objetivo: trabajar en la redacción de contenidos web. Así que empecé revisar todo el proceso, que iba desde que descubría una empresa que podía convertirse en un potencial cliente hasta que se convertía en tal, o no. Para ello analizaba cada situación para detectar errores y realizar mejoras. El esfuerzo valió la pena, porque el porcentaje de respuesta positiva iba en aumento.

buscar trabajo como redactor de contenidos con un blog propio

La idea de escribir directamente a las empresas para ofrecer mis servicios de redacción resultó ser la mejor. Imagen: Elisa Riva

Pero entonces apareció un problema que no esperaba: las empresas solicitan un portfolio de proyectos; o sea, ejemplos de trabajo publicados. De ahí que durante mucho tiempo pensara que buscar trabajo como redactor de contenidos con un blog propio es más fácil, y que quienes podían incluir en su perfil profesional gestionar un blog propio tenían una ventaja desde el primer trabajo. Tardé tiempo en descubrir la verdad.

Buscar trabajo como redactor de contenidos con un blog propio vs. buscar trabajo sin tener un blog

Pero comencemos por el principio. Y antes de hablar de lo ajeno y de las ventajas de buscar trabajo como redactor de contenidos con un blog propio que yo imaginaba que existían, sería justo exponer las principales dificultades con las que yo me encontraba cuando una empresa se interesaba por mi perfil y solicitaba ejemplos de trabajos.

Mi experiencia de búsqueda de trabajo sin tener un blog (y las dificultades)

¿Dónde encontrar esos proyectos que las empresas solicitaban si no era en un blog propio? Uno de mis problemas es que busco estrategias a posterior, así que después de embarcarme en  la aventura de buscar trabajo de redactor y de comenzar a contactar con empresas, ahora que las oportunidades se me presentaban, tenía un problema porque había ignorado las ventajas de tener un blog para buscar trabajos de redactor.

Por suerte, ahí estaban los proyectos que habían despertado el gusanillo de la redacción de contenidos, un encargo relacionado con mi trabajo habitual y con la redacción. En realidad no eran textos míos al 100%, sino traducciones de posts en los que me habían solicitado mucha creatividad para adaptarlos a público hispanohablante y al SEO de este mercado. Era lo único que tenía, así que, si solicitaban portfolio de proyectos o algún ejemplo, enviaba estos enlaces con una nota aclaratoria. No tardo en llegar una primera oportunidad de trabajo.

Ahora tenía un primer proyecto de redacción, y también en enlaces a contenido que estaba redactado por mí y que podría incluir cuando me solicitaban portfolio de trabajos. Lo más difícil estaba hecho. O eso pensaba yo, porque se me había escapado un detalle: para mí todas las empresas son clientes, pero entre ellas son competencia.

¿Qué quiere decir esto a la hora de buscar nuevos proyectos una vez que se tienen los primeros? 

Que tener contenido publicado en un blog de empresa es un ejemplo de valor para mostrar a otras empresas el estilo, la profesionalidad, los conocimientos de SEO y los conocimientos de los sectores de los que hablaba, pero también invitaba a pensar que utilizaba mis conocimientos para la competencia.

buscar trabajo como redactor de contenidos con un blog propio 2

Tenía que andarme con pies de plomo por las cosas de la competencia entre empresas. Imagen: Elisa Riva

A partir de aquí, mi esfuerzo se centró en resolver este contratiempo. La mejor opción: la sincerida y, como eso no siempre es suficiente, un acuerdo de confidencialidad suele despejar cualquier duda. De hecho, yo recomiendo que exista un acuerdo firmado, como ya dije en Ser freelance en casa y que te paguen: ¿Misión imposible?, dejarlo todo por escrito es la mejor forma de evitar problemas, y este es otro buen ejemplo.

(Aquí entre nosotros, redactores y aspirantes a ello: El redactor del blog no es alguien con quien compartan secretos y estrategias. Es más, no es raro, por ejemplo, intentar acceder a la página para hacer tu trabajo y que aparezca un mensaje de error porque están actualizando y nadie te había avisado. Vamos: que lo que se puede sacar de esas informaciones que tanto protegen no daría ni “pa’ pipas”).

La verdad sobre buscar trabajo como redactor de contenidos con un blog propio

Ahí estaba yo caminando con pies de plomo y fantaseando con las ventajas de buscar trabajo como redactor de contenidos con un blog propio que suponía que me estaba perdiendo:

  1. No tener que dar explicaciones sobre con qué empresas trabajaba o con cuales no, ni sentir que estaba pidiendo perdón cada vez que una nueva empresa se interesaba por mí y les confesaba que ya trabajaba con la competencia. Así que evitaría todo el absurdo miedo a las filtraciones.
  2. Presentar textos redactados tal y como yo quería, contenido redactado con mi estilo personal y según mis preferencias. Siempre que se trabaja para una empresa, hay que adaptarse a directrices y estilo, sobre todo, si el cargo de bloguero se “hereda”. Además, aun está muy extendida la idea de que lo mejor es publicar mucho, muchísimo, así que se tiende a apostar por la cantidad, y no por la calidad.
  3. Presentar las mejores entradas o los más adecuados según el perfil de la empresa, todos ellos con mi nombre visible. Ya que por cosas de la confidencialidad, o por esconder cambios de redactor, muchas empresas prefieren no incluir el nombre de quien escribe.

Vamos, que en mi opinión quien tenía un blog lo tenía facilísimo para hacerse con los todos proyectos, y yo era la pringada que siempre tenía que estar dando todo tipo de excusas… (Si tiene un blog, imagino que te estás partiendo de la risa en este momento).

Entonces un buen día, un bloguero que leía con frecuencia hizo un anuncio en su blog: dejaba de escribir para los redactores para empezar a escribir para las empresas. Recuerdo que mi primer pensamiento fue: ¿Pero, cómo: qué no lo tiene fácil con un blog? Dicho y hecho, el destinatario cambió y así echó de su blog a los redactores “rémora” que hasta ese momento habíamos estado aprovechándonos de sus contenidos. Desconozco qué fue de él y de su estrategia…

Más adelante me encontré con un post el que otro bloguero confesaba que sus estrategias hasta ese momento le habían reportado pocos ingresos y ninguna oportunidad de redacción más allá de algo de linkbuilding y unas notas de prensa que al final habían sido más perjudiciales que beneficiosas para su blog. Y volví a pensar: ¿Pero, cómo: qué las empresas no van en pos de los redactores con blog y les hacen propuestas para redactar sus blogs directamente? Pronto el blog dejó de tener contenido nuevo, supongo que porque el redactor no encontró como aprovechar su blog para trabajar como redactor…

Ambas lecturas hicieron que empezara a ver la búsqueda de trabajo como redactor de contenidos con un blog propio desde otra perspectiva. 

Errores más frecuentes de quien tiene un blog y consejos para convertirlos en elementos a favor

Pensé que era un problema de idealización del mundo del blog, pero sobre todo, un defecto que yo también he confesado tener: falta de estrategias a medio y largo plazo, exceso de improvisación y, además, no corregir errores de base. Todo ello impide que el blog se convierta en elemento a favor, y hasta que pueda resultar un lastre, porque a un blog hay que dedicarle tiempo, y puede acabar siendo tiempo perdido si no se ven resultados.

buscar trabajo como redactor de contenidos con un blog propio 3

¡Uy, pues parece que el esfuerzo es el mismo! Imagen: Elisa Riva

Con el tiempo y con todo lo que he aprendido he reflexionado mucho sobre las razones que me habían llevado a pensar que podía ser fácil cuando en realidad no lo era. He de reconocer que ahora, cuando visito un blog, no me resulta difícil detectar errores o posibles modificaciones que podrían aplicarse y que resultarían beneficiosas para convertir el blog en un elemento de valor para buscar trabajo como redactor de contenidos.

Pensar que las empresas acuden raudas al reclamo de un blog

Reconozco que durante mucho tiempo lo creí a pies juntillas. Supongo que porque había leído algún caso de influencers a los que le había ocurrido. Y ahí estaba la clave: influencers, o sea, personas de referencia y con los que las empresas se quieren relacionar porque tienen una imagen que consideran buena para asociarla con su marca.

¿Van a ir las empresas blog por blog en busca de un bloguero que no tenga marca personal ni una comunidad grande? Lo más probable es que no, y no solo por la cuestión del branding, también porque saben que ir a un bloguero es mostrar interés por él y ello implica un aumento en el precio. Así que para buscar a alguien que simplemente escriba, recurren a plataformas de búsqueda de freelance, y así consiguen tarifas más bajas; o a empresas que se encargan de la redacción de contenidos y de otros servicios, e igualmente, reducen tarifas.

Así que, ese es el primer error: esperar que sean las empresas las que encuentren el blog y simplemente “sentarse” a esperar.

Dejar de lado la comunidad que has creado

Las dos anécdotas que he compartido sirven para poner el punto en otro aspecto importante: abandonar una comunidad de seguidores/lectores (y echarles en cara que no aportan nada) por intentar acaparar a empresas que, en el mejor de los casos, llegan, solicitan un encargo y se van. Y eso si llegan…

En lugar de abandonar a la comunidad que tanto ha costado crear, ¿por qué no convertirla en valor añadido al contactar con empresas? Al elegir a un redactor con blog no solo contratan servicios de redacción, también una comunidad de lectores fidelizados. Si se ofrecen servicios como publicación en redes sociales o similares, no creo que haya muchas empresas que se resistan y tampoco si se sugiere algún post patrocinado o enlaces a productos o servicios.

Error es pensar que las empresas solo contratan al redactor cuando, si este tiene un blog, hay mucho más que está aportando. Como bloguero, solo hay que buscar la forma de saber venderlo.

Escribir de todo un poco o no tener claro de qué va el blog

A las empresas les gusta contar con alguien que sepa de qué está hablando, al que se le note que le gusta el tema sobre el que habla y, por supuesto, que aporte algo a la información que comparte.

Hasta ahora no he encontrado ningún buen redactor de esos que llaman “todoterreno”. Hay escritores que escriben sobre cualquier cosa, pero sin motivación y sin profundizar en los temas sobre los que redactan, y eso es algo que se refleja en los textos y que, a la larga se paga en forma de desmotivación. Sí, el número de encargos se dispara cuando se escribe sobre todo, pero al final es un lastre para el redactor, que no consigue crear un perfil especializado y que, además realiza una tarea de redacción mecánica que hace que los textos no sean creativos, ni frescos, ni interesantes.

Si los textos del propio blog, ese en el  que se escribe porque apetece y porque se usa como escaparate, no contienen más que palabras, ¿qué pasará en un blog corporativo en el que hay que buscar temas, estar informado, fijar calendarios…?

Olvidar el SEO

La palabra mágica que todas las empresas quieren oír de quien se encargará de la redacción de sus contenidos: SEO.  Lo ideal sería que todos los textos del blog propio estuvieran optimizados, pero si no es así, esos que se usan en el portfolio deberían adaptarse cuanto dice: ¿Aun no escribes textos SEO en el blog que acabas de crear? ¡Empieza! porque las empresas se van a fijar en ello.

Además, “practicar” con el SEO en el blog propio es una excelente forma conocerlo, de perderle el miedo, de saber cómo aplicarlo, y también la forma más sencilla de lograr textos optimizados, pero naturales.

Así se encuentra trabajo con un blog propio

Al buscar trabajo como redactor de contenidos con un blog propio hay que pensar que la empresa no solo se lleva a un redactor, se lleva un pack completo:

redactor + comunidad + experto en temas de los que disfruta escribiendo + SEO

¡Ojo! Si se cuidan estos elementos y se sabe hacer una buena presentación profesional señalando las principales ventajas de contratar a un redactor tenga un blog propio, el pack resulta irresistible para cualquier empresa.

No todos los blogueros se plantean desde un principio la redacción para otros como una fuente de ingresos, tampoco es que sea la única. Por ello, hay elementos que se descuidan al princiìo, pero si la posibilidad de redactar aparece, siempre hay tiempo de mejorar el propio blog y adaptarlo al “gusto” de las empresas.

Y si el blog no se ajusta a lo que las empresas buscan por el motivo que sea…

Bueno, yo no necesité un blog propio para conseguir proyectos, así que tú tampoco tienes porque desesperarte y creer que todo está perdido: eres un redactor de contenidos, o aspiras a serlo, así que haz uso de tu talento para escribir y convierte tu carta de presentación en el mejor ejemplo del poder de tus palabras.

Próximamente en “Buscar trabajo como redactor de contenidos”:

¿Por qué pensar solo en corporativo al trabajar como redactor de contenidos?

  • Hablaré sobre las ventajas de ser redactor de contenidos para un blog corporativo
  • Añadiré alternativas a las empresas con blogs para buscar trabajo como redactor de contenidos
  • Incluiré algunas ideas servicios relacionados con la redacción web muy demandados
Y después: La fórmula para conseguir trabajar como redactor de contenidos que funciona

¿Quieres saber cómo termina esta historia antes que nadie? Descúbrelo aquí

Si yo fuera tú, ¡no me lo perdería por nada el mundo!

13 comentarios en “¿Cómo buscar trabajo como redactor de contenidos con un blog propio?

  1. Muy buena entrada! nosotros nos planteamos el blog como una manera de dar a conocer nuestras artesanías y conocimientos, pensando que a largo plazo se podría convertir en un escaparate para poder vender nuestras cosas y convertir el blog y las artesanías en nuestra fuente de ingresos. Llevamos casi 8 meses, la ilusión y las ganas siguen intactas, pero hemos visto que nos faltan bastantes cosas por aprender, estamos informándonos poco a poco y leer entradas como las presentes en tu blog nos ayudan mucho a ver todas las posibilidades que ofrece un blog y también a que muchas cosas nos dejan de sonar a chino 😀

    besos,

    Me gusta

  2. Me ha gustado mucho el artículo, tocas muchos puntos que son muy certeros.
    Tener un blog te puede ayudar mucho a la hora de buscar trabajo, pero yo lo compararía al disco duro de un ordenador; puede tener una capacidad estupenda, pero como se te llene de archivos inservibles y no sepas ni cómo manejarlo, al final acaba siendo una carga más que una ayuda.
    ¡Un saludo!

    Me gusta

  3. Me ha encantado el post. Y ya está. Tener un blog a mí me ha ayudado en bastantes ofertas de redacción y lo he puesto como portfolio. Hay empresas que dicen: “si tienes un artículo con tu firma sería interesante que lo adjuntaras”. No, no tengo uno. Tengo más de cien y aquí puedes verlo (enlace al blog). ¡Tachán! De todas formas, redactar contenidos para otras empresas está algo mal parado. Y lo peor de todo es que los que buscan redactores no saben el trabajo que conlleva orientar los artículos al seo, escribir bien, tener en cuenta la legibilidad… En fin, gente que se cree que nos chupamos el dedo. Ya me entiendes. 😀 Fenomenal artículo como siempre. ¡Requetemuacks! 🙂

    Le gusta a 2 personas

    • Me alegra que te haya gustado 🙂 La verdad es que las empresas se aprovechan de todo, tengas o no blog, van a intentar hacerte creer que el trabajo es pan comido ja-ja.

      De ahí que muchas cuando buscan un redactor acudan a plataformas de proyectos, porque ahí las pujas hacen que las tarifas caigan en picado, y claro, cuando vas tú con una tarifa en la que tienes en cuenta todo lo que hay que tener en cuenta, parece que les estás hablando en chino. Un besote

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s