Trabajar en casa: una forma de cumplir tus proyectos personales


Por Mireia Loal

Vivimos una etapa complicada, una época en la que el esfuerzo del estudio muchas veces no se ve recompensado. Somos jóvenes, hemos cursado la carrera universitaria que muchos de nuestro padres no pudieron hacer, la empezamos con ilusión, pensando positivamente en nuestro porvenir el día de mañana, creyendo que saldríamos del último curso con un contrato en el bolsillo y sin embargo a día de hoy todavía no tenemos trabajo. Nos vemos obligados a ejercer empleos que poco o  nada tienen que ver con con aquello a lo que hemos dedicado tantas horas de luz tenue y codos sobre las mesa, o a regalar a grandes empresas la mitad e incluso los tres cuartos de nuestro salario por un contrato de becario a los 30.

Amigos, como decía la película de Amélie, son tiempos difíciles para los soñadores”.

Pero llega un día que lo cambia todo, un día que decides dejar ese trabajo que tan poco te gusta y a puestas por ti, por tus sueños, por tus ideas y creedme cuando os digo que es una apuesta muy arriesgada, a todo o nada.

Trabajar en casa: una forma de cumplir tus proyectos personales cuando la realidad laboral no te deja

Así se empieza a ser autónomo o libre, llamadlo como queráis. Los inicios son difíciles y no todos conseguimos sobrepasar el alto muro que nos separa del éxito, sin embargo hay algo que nunca, bajo ningún concepto, podéis olvidar: perseverancia y paciencia.

Estas son las dos palabras más importantes que debéis grabar en vuestra mente los primeros meses.

No dibujéis más fronteras de las que ya existen, cruzadlas, borradlas. Atreveos a confiar en vuestro conocimiento, desconfiad de la experiencia, llegará por si sola. Nadie nació aprendido. Daos tiempo, confiad en vuestra capacidad y lograréis finalmente aquello queráis.

La receta no es mágica, pero con tiempo funciona. Y ahora, para aquellos que ya les surgió efecto y viven inmersos en una atareada agenda, con pausas marcadas, con objetivos a los que llegar y paradójicamente sin tiempo, os voy a dar otra receta, pero esta es para preparar a vuestros invitados cuando el reloj corre demasiado deprisa y la hora de llegada se acerca.

Ahí va la receta de una lasaña vegana exprés, fácil y rápida de preparar:

receta de lasaña expres

imagen de verdequetequierovegan.com

INGREDIENTES (4 personas)

  • 16 placas de lasaña precocinadas
  • Un pote de sofrito con verduras ya listo
  • Una cebolla
  • 100g de soja texturizada fina
  • Medio vasito de arroz blanco
  • Medio vasito de avena en copos
  • Dos cucharadas de harina
  • Dos vasos de leche (en este caso yo usé leche de soja)
  • Una pizca de nuez moscada
  •   Una cucharada de sazonador de pollo
  • Sal, aceite y pimienta

PREPARACIÓN

  1. En una olla hervimos el arroz, ATENCIÓN: el arroz tiene que quedar muy hecho, nos servirá para el relleno, la intención es que no se note que lleva arroz.
  2. Cuando el arroz ya casi esté echamos los copos de avena para que se ablanden también.
  3. Mientras tanto en una sartén echamos la cebolla picada y la dejamos sofreír lentamente.
  4. Una vez que la cebolla esté pochada, añadimos la soja texturizada y medio vasito de agua para que esta se empape.
  5. Cuando la soja haya absorbido todo el agua, echamos el sazonador de pollo y un poco de aceite para sofreír nuestra soja.
  6. Añadimos el sofrito ya preparado a la soja y meneamos para que todo se integre.
  7. Cuando el arroz y la avena estén listos los volcamos al sofrito y realizamos la misma operación, hasta que todo quede bien integrado.
  8. Preparamos la bechamel en un sartén o para más rapidez podemos comprarla hecha

>>> PREPARACIÓN BECHAMEL<<<

  1. Echamos dos cucharadas de aceite en una sartén, dejamos que se caliente y acto seguido vamos incorporando poco a poco la bechamel para que no se queme.
  2. Calentamos la leche en un recipiente. Una vez caliente la vamos incorporando a la harina poco a poco, removiendo para que no se hagan grumos.
  3. Añadimos la sal, la pimienta y la nuez moscada.
  1. Tras esto es la hora de montar la lasaña, para ello vamos a engrasar un molde con aceite o margarina vegetal y dispondremos en su base las placas de lasaña, posteriormente agregaremos el relleno y de nuevo lo cubriremos con placas. Seguiremos estos pasos hasta quedarnos sin relleno y sin placas.
  2. Lo cubrimos todo con bechamel

¡Y listo!

Este post es una colaboración con Verde que te quiero vegan.

Muchísimas gracias por compartir tus reflexiones con nosotros y, sobre todo, por esta receta tan rápida y fácil de hacer. Seguro que los que trabajamos en casa nos saca de un apuro en más de una ocasión. ¡Nos leemos!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s