Momento del café al trabajar en casa

En “Razones por las que me gusta trabajar en casa” reconocía que, a veces, echo de menos el momento de café y, sobre todo, la charla con los compañeros de trabajo que suele acompañar a este momento…

Hay días en los que el momento del café al trabajar en casa se me hace algo triste al recordar lo divertido que era tomarlo con compañeros de trabajo y desconectar un poco… Es una de las cosas a las que nos enfrentamos quienes trabajamos desde casa: ¡la sensación de soledad!

No siempre el momento del café al trabajar en casa es un momento de soledad, tengo algunas alternativas para tener una charla con el café. Además, algunas de estas opciones hasta me permiten aprovechar el tiempo para realizar esas cosas que suelo postergar o dejar siempre en último lugar.

Mi momento del café al trabajar lo empleo así

El momento del café al trabajar en casa es un descanso breve que, en ocasiones está planificado dentro de mi rutina y en ocasiones me sirve para desconectar de un proyecto que acabo de concluir, y volver con las ideas frescas antes de comenzar el siguiente. Así que, si además de una infusión o un café, necesito un poco de charla para distraerme…

Aprovecho para ponerme al día con los compromisos

Ese mensaje para el que parece que nunca encuentro tiempo o esa amiga a la que siempre estoy pensando en escribir, pero por uno u otro motivo, nunca tengo tiempo…

Aprovecho el momento del café para ponerme al día con viejas amistades o para cumplir compromisos, como enviar felicitaciones de cumpleaños o interesarme por la salud de alguien cercano.

Para eso están los amigos

Lo que tengo son ganas de desconectar o de olvidarme de lo aburrido que es un proyecto o de lo difícil que me está resultando concluirlo, pues un mensaje al grupo de mejores amigas, y listo.

Un WhatsApp con:

¡Qué horror de trabajo! 

¡Vaya un diíta que llevo entre esto y lo otro!

o un simple ¿Qué tal va la mañana? 

Son suficientes para asegurarme una conversación divertida.

Lo peor es dejar la conversación y hay que volver al trabajo, cada una al suyo, pero esto también pasa con compañeros de trabajo

Llamo a mi madre

El momento de descanso de las 12:00  es un buen momento para cumplir con las tareas de buena hija e informar a mi madre de:

  • lo bien que estoy
  • lo bien que como
  • lo que voy a comer ese día
  • el tiempo que hace…
  • ¡O para ponernos al día de la actualidad familiar!

Al menos una mañana a la semana, empleo este tiempo para llamar a mi madre. De nuevo, lo más difícil, colgar y volver a la rutina, por eso uso el descanso de las 12:00, porque así tengo unos minutitos más.

¿Quieres empezar a Trabajar en Casa con Éxito?

Consigue un completo kit inspirado en mi experiencia:

  • Un ebook con consejos para buscar trabajo desde casa
  • La estrategia que me ayudó a encontrar clientes
  • Una lista de las mejores plataformas y portales para encontrar trabajo freelance
  • Una lista de los mejores directorios para encontrar clientes potenciales
  • Cuatro documentos imprescindibles para el freelance que podrás personalizar.

Trabaja desde casa con éxito

El kit esencial para empezar a trabajar desde casa con éxito. Lo recibirás en un plazo máximo de 48 horas en la dirección email indicada en Paypal.

€12,00

Al hacer clic para pagar aceptas las Condiciones de Venta de Productos Sobrevivir a Trabajar en Casa

Llamo a mi pareja

¿Quién dijo que al vivir en pareja íbamos a pasar más tiempo juntos? Él sale de casa pronto, yo me quedo trabajando en casa, muchos días vuelve sobre las 19:00, así que como cualquier pareja en la que ambos trabajan, hay días en los que pasamos más tiempo separados que juntos, y cuando nos vemos al final del día hay que organizar cosas de la casa o planes de fin de semana.

¡Pues no! El momento del café al trabajar en casa es el momento perfecto para revisar nevera y planificar lista de la compra, para plantear menús semanales o para decidir escapadas de fin de semana entre los dos. Así, este tiempo es para asuntos rutinarios, y el tiempo que pasamos juntos lo aprovechamos mejor.

Me regalo unos minutos para relajarme

Tan sencillo como efectivo. ¿Cuántas veces al día nos damos tiempo para nosotros mismos y para nuestros pensamientos? ¿Cuánto tiempo dedicamos a poner al día nuestros objetivos personales y sueños?

Estos 15 minutos del momento del café al trabajar también son para mí un momento para eso mismo, para revisar mis objetivos y sueños y para perderme en mis pensamientos. ¡Qué también está bien tener una charla con uno mismo de vez en cuando!

Me acerco a comprar el pan

En 10 o 15 minutos da para poca compra, pero si la mañana está soleada o la temperatura es agradable, el momento del café lo utilizo para estirar las piernas y acercarme hasta la panadería o el supermercado.

Vale, ya sé que ninguna de estas alternativas es exactamente igual que hablar con un compañero de trabajo en persona (tal vez la conversación informal con la panadera…), pero he aprendido a disfrutar de estos momentos y a aprovecharlos para hablar con quien me apetece.

Aunque hay días que el momento del café al trabajar en casa lo empleo para hacer alguna pequeña tarea del hogar, porque también es una buena forma de desconectar al cambiar del proyecto.