5 errores de trabajar en casa que me gustaría no haber cometido


5 errores de trabajar en casa que me gustaría no haber cometido

Cualquiera que lea cómo trabajo en casa, y que vea mi capacidad de seguir rutinas de trabajo y mi habilidad para separar trabajo y hogar podría pensar que he nacido para esto y que tengo un don para lograr que mi trabajo en casa sea un éxito…

¡Pero, no! A trabajar como trabajo ahora y a organizarme para lograr objetivos he aprendido por las malas. Caminando por la senda del teletrabajo he tropezado con todos los errores de trabajar en casa del novato.

He de reconocer que, aunque sean errores de trabajar en casa que me gustaría  no haber cometido, también me han reportado algo positivo: son lecciones que me han enseñado a mejorar mi trabajo en casa.

Cinco errores de trabajar en casa que me gustaría no haber cometido

Me habría gustado que me los hubiera enseñado alguien, así que yo los comparto por si sirven de ayuda, aunque poniéndome en el lugar de otros, me pregunto: ¿Hubiera escuchado estas advertencias? Quiero pensar que sí…

Llevarme el ordenador de vacaciones

El peor error de aquella semana de vacaciones en la playa fue llevarme el ordenador con la idea de trabajar solo una hora por la mañana antes de ir a la playa, solo para enviar los emails…

Por no perder clientes y trabajo, no avisé de las vacaciones y, en los días anteriores realicé partes del trabajo que iba a enviar diariamente desde el lugar de vacaciones, el resto lo haría allí, en ratos libres. ¡Un plan perfecto! (léase la ironía).

La realidad fue que las vacaciones fueron una combinación nada relajante: madrugar para trabajar, dos o tres horas de trabajo por la mañana antes de ir a la playa, los ratos de la siesta para seguir trabajando… O sea, que de vacaciones, poco. Fue como trabajar en casa, pero desde un hotel.

Ahora lo tengo claro: vacaciones significa vacaciones. ¡Y el PC no viene!

Aceptar proyectos urgentes que requieren muchísimas horas al día

Los imprevistos son parte de cualquier trabajo y, por el motivo que sea, en ocasiones hay que colocar en primera posición de la lista de “Cosas para hacer” un proyecto que llega a última hora. Pero todo tiene sus límites.

En muchas ocasiones he aceptado proyectos urgentes que requerían de hasta doce y catorce horas de trabajo al día, y durante varios días seguidos… ¿La realidad? Que después de un día de jornada intensiva, al día siguiente estaba para el arrastre y mi cabeza no rendía, pero tenía que seguir, con ese, y con el resto de proyectos con los que me había comprometido.

Ahora lo tengo claro: Proyectos urgentes, sí, pero con planificación y poniendo yo las condiciones. 

Aceptar proyectos por debajo de la tarifa que considero justa

Cada vez que hablo con un trabajador desde casa novato, le doy el mismo consejo: “Nunca trabajes por debajo de una tarifa que consideres justa”. A veces no dicen nada, otras muestran su desconfianza imaginando que lo digo por evitar que se convierten en mi competencia directa, pero más barata, o por proteger mi negocio y evitar que los ingresos caigan en picado.

La realidad es otra: yo también caí en la trampa de aceptar precios de risa. Tarifas por las que ahora ni perdería tiempo en responder al correo en el que aparecieran. Por pensar que al ser novata tenía que darme a conocer a cualquier precio (y nunca mejor dicho), o que si no aceptaba nunca empezaría a trabajar, he aceptado tarifas que ahora me dan vergüenza. ¿El resultado? Mucho cansancio, poco respeto por parte de esos clientes, escaso reconocimiento y sensación de frustración.

Ahora lo tengo claro: En mi tarifa tengo en cuenta el valor de mi trabajo, el valor de mi tiempo y el valor mi experiencia.

Trabajar de lunes a domingo

Buscando un poco y moviéndose con agilidad por la red es posible tener trabajo en casa suficiente para todos los días de la semana, ¡y para todas las horas! No estará muy bien remunerado, pero a base de echar horas, se saca uno un dinerillo.

El amigo inseparable de trabajar por poco es trabajar mucho. Yo he trabajado en horarios intempestivos, en días de vacaciones o festivos, y hasta en días en los que, probablemente, solo estábamos dando el callo Papá Noel y yo.

El problema de trabajar así es que se convierte en una situación de vivir para trabajar. Pero, además, que así es difícil realizar trabajos de calidad, y sin eso es imposible destacar para obtener nuevos proyectos más interesantes.  En un momento dije: ¡Basta! Perdí el miedo a quedarme sin trabajo en casa porque eso no era vida, y comencé a establecer horarios y a elegir mejor clientes y proyectos. ¡Fue la mejor decisión!

Ahora lo tengo claro: hay tiempo para trabajar y tiempo para descansar. Y si un día tengo que restar tiempo a mi descanso por trabajar, busco otro para recuperarlo.

Pasar varias horas sentada sin levantarme ni una vez

Que levante la mano quien no haya caído en esta trampa en alguna ocasión. Da igual que sea pasar toda una tarde estudiando sin levantarse, o delante del PC por un proyecto escolar o con las redes sociales…

Si una tarde o una noche tiene consecuencias, cuando son cinco en una semana: dolor de espalda, hombros cargados, piernas hinchadas o dolor de cabeza son algunos de los regalitos con los que uno se encuentra.

Ahora lo tengo claro: he adquirido el hábito de levantarme cada cierto tiempo, aunque sea para estirar las piernas e ir a beber un vaso de agua. No hay ningún trabajo que valga más que la salud. Además, reduciendo dolores ni molestias se trabaja mucho mejor.

De todos estos errores de trabajar en casa que me gustaría no haber cometido he aprendido lo suficiente como para no volver a caer en ellos… Bueno, de unos he salido más escarmentada que de otros. Hay defectos de los que es difícil librarse, pero de esas cosas de trabajar en casa prometo que hablaré en otra ocasión.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s