Vencer las ganas de picar entre horas y trabajar en casa es fácil, o no


Las ganas de picar entre horas no son siempre fáciles de controlar, menos cuando uno está en casa y conoce a la perfección qué alimentos hipercalóricos y supergrasos hay y dónde están. Es una pequeña ventaja de trabajar fuera de casa, que muchas de las tentaciones quedan dentro del domicilio una vez que se cierra la puerta…

Vencer las ganas de picar entre horas: ¡Qué difícil se me hace a veces!

Para mí, vencer las ganas de picar entre horas es fácil… Vale, en realidad, no. Hay aspectos que hacen que vencer las ganas de picar entre horas al trabajar en casa se me haga muy cuesta arriba algunos días:

  1. Que estando en casa y, como soy la encargada de las compras, sé perfectamente qué hay en la nevera y qué hay en los armarios, así que mi cabeza tiene claro, clarísimo, dónde están estos productos que tan poco sanos son, pero que tan ricos están…
  2. Que no tengo compañeros de trabajo a los que echar la culpa, pero tengo al “enemigo” en casa. Mi pareja los consume de vez en cuando y él sí que trabaja fuera, así que cuando se va, los snack y yo nos quedamos solos. (Aquí he de decir, que no siempre nuestras preferencias en snacks y dulces son las mismas, así que unas tentaciones son más fáciles de superar que otras).
  3. Que al estar en casa no hay máquina expendedora o similares, así que, son productos que, además de estar cerquita, ya están pagados, así que el sacrificio económico ya está hecho.

No es que pase el tiempo pensando en ese pastel de chocolate relleno de nata y con cobertura de chocolate que está en la nevera, o en la bolsa de patatas fritas que está a medias en el armario de la sala. Tampoco es eso. Pero, en ocasiones un presupuesto que espero tarda más de lo previsto en aprobarse, la información para un proyecto nuevo se retrasa un poco o la red va lenta y la infografía que necesito se descarga a velocidad de caracol… Y ahí sí, ese tiempo de inesperada pausa hace que la llamada de la tentación se haga más evidente. ¿Qué hago cuando las ganas de picar entre horas me pueden? Mi truco estrella es recurrir a la competencia.

“Recurrir a la competencia” y vencer las ganas de picar entre horas

¿Recurrir a la competencia, eso qué es? Pues muy fácil: siempre tengo algunas cosas que hacen más llevaderos esos momentos en los que necesito comer algo o sea, un alimento para competir con esa tentación…

Por ejemplo, el chocolate negro es un must have de mi nevera. Eso sí, tiene que tener un buen porcentaje de cacao, mínimo 70%, porque de esta forma me resulta fácil controlar las ganas de acabarme la tableta, una o dos onzas me resultan suficientes. (Con el chocolate con leche controlar es más difícil, a pesar de que me gusta menos).

Y si lo que me pide el cuerpo es comer sin control, el yogur natural es un aliado infalible. Me gusta el yogur griego ligero natural, por ejemplo, el de la marca Milbona de Lidl no suele faltar en mi nevera, como es cremoso y saciante, unas cucharaditas suelen ser suficientes para calmar la ansiedad. Si necesito “masticar”  añado unos bastones de salvado de trigo, ¡y listo!

¿Que lo que necesito es un poco de dulce? Pues las mermeladas tipo Diet me sirven en esta ocasión. Mi ideal es acompañarlas con pan integral, y a veces lo consigo, pero reconozco que en ocasiones me apetece más ir a cucharada limpia… En este caso, por lo menos, pienso que al ser dietéticas, al menos no estoy tomando azúcares de forma desproporcionada.

Reconozco que lo mío son las tentaciones dulces, pero en caso de que me dé por algo salado, los pepinillos encurtidos me resuelven la papeleta, al ser crujientes y saladitos, no hace que coma muchos para que las ganas de seguir picando desaparezcan.

En alguna ocasión puntual, recurro a los frutos secos: cacahuetes, almendras o arándanos desecados son los que más me gustan, pero los compro poco porque la mayoría de los que se venden listos para consumir están procesados y pocos son los que se libran de incluir grasas entre sus ingredientes.  Lo que sí tengo en casa porque me gusta para las ensaladas, y en alguna ocasión me ha ayudado, son las mezclas de frutos secos. Un puñadito variado y a volver a la tarea.

Con estos alimentos, vencer las ganas de picar entre horas mientras trabajo en casa no me cuesta mucho, aunque no siempre soy yo la que gana la batalla y hay días en los que la tentación vence. ¿Qué se le va a hacer? A ningún goloso le amarga un dulce, pero de eso ya hablaré en otra ocasión…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s